Policía a familia de Christian Barrera: “su error fue querer irse del país”

En declaraciones a ADN Cuba, Dianelys Barrera, hermana de Christian, esclarece por qué la familia duda de la versión policial y cree que el joven no se ahogó, sino que fue víctima de alguna golpiza o algo más. Certezas y justicia es todo lo que pide
Christian Barrera. Foto: Facebook
 

Reproduce este artículo

A pesar de todos los misterios y extrañas circunstancias que rodean la muerte de Christian Barrera, presuntamente ahogado en un intento de salida ilegal, la respuesta de la policía cubana a las inquietudes de su familia se ha reducido de momento a culpar al joven por querer irse de la isla.

“Ese fue el error de mi hermano, querer salir del país, y así le dijeron a mi padre”, dijo al respecto Dianelys Barrera Taylor, hermana de Christian. En declaraciones a ADN Cuba, la cubana residente en Rusia reafirmó que aún las autoridades no han mostrado ninguna prueba de que el cadáver enterrado como su hermano haya sido él realmente, ni han explicado cómo un joven que sabe nadar bien se puede ahogar sin que haya mediado un conflicto previo o algún incidente violento.

“Le preguntaron a mi padre por una ropa específica. Que buscara en su casa esa ropa. La mujer de mi hermano no encontró esa ropa que ellos dijeron y por ahí es que el día 5 de agosto le dicen que era mi hermano, por la ropa que según ellos tenía ese día, cuando lo encontraron ahogado”, detalló Dianelys.

“No le mostraron una prueba o foto, absolutamente nada. Le dijeron que mi hermano murió ahogado y sin golpes, que le hicieron la necropsia y lo enterraron porque nadie reclamó el cuerpo”, agregó.

Según relató Dialeys, Christian salió de su casa en Cárdenas, Matanzas, el día 12 de julio a las 9:00 de la noche, con el objetivo de llegar a Playa Larga y embarcarse en una salida marítima para Estados Unidos

“Mi hermano no participó en las protestas del día 11 de julio. Mi hermano lo que decidió fue irse del país porque estaba cansado de pasar trabajo, teniendo una familia que mantener y un niño pequeño. Mi hermano estaba sin trabajar. Y su mujer, la madre de su hijo, también sin trabajar”, comentó.

De acuerdo con Dianelys, Christian había perdido mucho peso considerando cómo avanzar en “un país que tiene a los jóvenes presos, donde para llevar un plato de comida a la mesa tienes que pasar cien mil trabajos”.

“Esa noche del día 12 que llegaron a la Sierrita en Cárdenas, llegaron y se tiraron los policías y las tropas especiales, dando golpes y tirando tiros. Muchos se escondieron, pero ninguno nadó mar adentro porque no llegó ningún barco”, contó.

“Entonces le dijeron a mi padre en la policía que pudiera ser la variante de que mi hermano se había montado en un barco y lo hubiesen empujado o se hubiese caído. Pero que ellos lo encontraron muerto el día 15 de julio. Yo veo todo muy extraño y toda la familia en general. Mi hermano sabía nadar”.

El misterio rodea la muerte de su hermano y existen versiones contradictorias. En un inicio las autoridades reportaron a Christian como encarcelado por las protestas, lo que ha avivado la rabia de Dianelys y su deseo de encontrar respuestas.

“¿Por qué mandar a las tropas especiales y desplegar tal violencia en una playa donde hay personas que decidieron esperar una flotilla para irse del país? ¿Qué gritaron allí? ¿Qué hicieron esas personas allí?”, se pregunta, para responderse a sí misma: “Nada”. “Sólo estaban cansados de vivir en un país sin futuro ni libertad”.

“La policía fue para la playa a buscar a todas esas personas porque, según decían, habían participado en las protestas y después decidieron irse”, dijo Dianelys a partir de detalles que, asegura, le revelaron muchachos que estuvieron ahí, algunos de los cuales están presos por haber participado en las protestas. 

“Lo que me contaron es que en Playa Larga hay tres cayos y muchas personas estaban ahí ese día que mi hermano murió, pero nadie escuchó ni vio nada. Por eso es por lo que pensamos que lo mataron a golpes. La policía dice que nadie habló de nada, pero yo sé que ellos chantajean para que nadie hable”.

Sobre los siguientes pasos legales de su familia, Dianelys dijo a este medio que su padre planea viajar a La Habana para ser atendido, “pero todo está cerrado en Cárdenas”.

“Hay que pedir permiso en Transporte para poder moverse. Él escribió una denuncia a la Fiscalía General de la República por correo y le dijeron que en 60 días ellos responden. Entonces se sienten con las manos atadas. Sin un lugar donde ir ni nadie que los atienda”, explicó.

Hasta este momento, la familia no ha podido abrir la fosa en la que la policía dice que está enterrado Christian. “Mis hermanos quieren abrirla para ver”, explicó Dianelys, y reiteró que su familia sólo busca verdad y justicia.