Instituciones castristas intentan lavar rostro a Humberto López, un difamador violento

Las instituciones gubernamentales destinadas a controlar a juristas y periodistas en Cuba, salieron en defensa del vocero del régimen Humberto López, y justificaron su agresión contra la activista Yeilis Torres Cruz
Yeilis Torres llorando y Humberto López
 

Reproduce este artículo

Las instituciones gubernamentales destinadas a controlar a juristas y periodistas en Cuba, salieron este jueves 13 de mayo en defensa del vocero del régimen Humberto López, por estos días en el centro de la polémica luego de que el 8 de mayo agrediera a la activista Yeilis Torres Cruz.

La Junta Directiva de la Unión Nacional de Juristas, emitió una declaración en la que aseguran que Yeilis Torres no es una ex fiscal, y la acusan de querer “denigrar la imagen del periodista y jurista Humberto López”, al filmarlo saliendo de la casa de una presunta amante.

Humberto informa al pueblo con apego a la verdad de los planes contrarrevolucionarios y con ello pone al descubierto el rostro y las intenciones reales de quienes pretenden un estallido social para que se instaure en el país el capitalismo salvaje”, asegura la entidad.

Sin mencionar la agresión contra la activista de la Unpacu, que quedó grabada en parte durante una directa de Facebook, alegan que todo es para “empañar el prestigio y desmoralizar a un joven comprometido, valiente y digno”, como describen al vocero gubernamental en la televisión.

Incluso, anunciaron que entregarán a López la “Réplica del Mallete (sic) Martiano, en reconocimiento a su significativa, calificada y virtuosa actuación en defensa de los más altos valores de la justicia y los Derechos Humanos”.

Por su parte, la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) convocó a una reunión de su “Presidencia nacional ampliada”, para “rechazar contundentemente” a la activista que filmó a López y a quienes se han solidarizado con ella ante la agresión del presentador.

Continúan en el comunicado arremetiendo contra el exilio, al que llaman “minoría anticubana en el sur de la Florida”, que tendría “asalariados internos” para “callar a la prensa revolucionaria”, mediante el “acoso y la intimidación” de los voceros del gobierno, así como “minar la confianza del pueblo” en los medios controlados por el Partido Comunista.

En el habitual tono beligerante del PCC –al que se debe– y su policía política, la UPEC dio un espaldarazo al principal rostro de las campañas castristas de los últimos meses, Humberto López: “apoyamos en su labor cotidiana de denuncias sobre el proceder de la contrarrevolución (…) con el objetivo de socavar el proyecto socialista”.

Según esta organización, que calla cuando fuerzas policiales del régimen arremeten contra reporteros independientes, lo sucedido en torno al vocero de la Seguridad del Estado es un plan para “empañar el prestigio, la moral y el compromiso” de la prensa estatal.

La presidencia del gremio oficial expresa en el comunicado, que en López “habita la dignidad, el decoro y el prestigio de los profesionales de la prensa”, y llegan a justificar sus apariciones en la tv –con graves faltas a la ética y principios periodísticos–, de “ejercicio legítimo de la libertad de prensa”.

 

Agresor premiado, la víctima en la cárcel

Mientras el régimen intenta rehabilitar la imagen de Humberto López, la activista por los derechos humanos Yeilis Torres Cruz está detenida en la cárcel de 100 y Aldabó, acusada de “atentado”.

La organización no gubernamental Cubalex, que ofrece asesoramiento jurídico, publicó este jueves un resumen de los hechos y denunció la arbitrariedad del caso que pretenden montar contra Torres, a la par de la impunidad tendida sobre López.

Cubalex recuerda que Torres “se acercó al periodista y miembro del Comité Central del Partido (…) quien se encontraba en la vía pública, luego de salir de una casa particular en la barriada de la Coronela, La Lisa, sin estar realizando funciones de trabajo; y [Yeilis] le preguntó de manera amable, pacífica y con un tono de voz bajo, cómo andaba, en forma de saludo, junto a otra pregunta sobre su vida personal, a lo que Humberto López contestó intentando arrebatarle el celular”.

Poco tiempo después, la activista apareció en otra directa “con lesiones en el rostro y en los brazos, muy nerviosa y llorando después de haberse tenido que defender de un hombre que la lanzó al suelo y aprovechó la situación de desventaja para intentar arrancarle el celular mientras la golpeó (…)”, según su testimonio.

Torres denunció que Humberto López tocó sus genitales buscando el celular y dejó al descubierto sus glúteos, situación que utilizó para sacarle fotos mientras estaba semidesnuda. La joven tuvo que escapar a su casa descalza, porque se le rompieron las sandalias intentando huir de los golpes que le daba el periodista.

“A pesar que los agentes de la Seguridad del Estado sitiaron su vivienda, pudo dirigirse al hospital buscando auxilio médico. Los doctores reconocieron sus lesiones, pero se negaron a emitir certificado médico de todo, alegando que eso solo lo harían si era solicitado por la policía, luego de que ella pusiera la denuncia”, expone Cubalex.

Sin embargo, cuando se dirigió a la unidad policial a interponer denuncia, no se la admitieron. Por el contrario, Yeilis Torres “se encuentra hoy detenida (…) lejos de sus dos hijos, uno de ellos de solo 6 años, por haber sido acusada de oficio por un delito de atentado, luego de ser brutalmente violentada por el vocero del Estado, Humberto López”.