Casi 700 multas ha impuesto la policía en La Habana en medio de la pandemia
En lo que va de pandemia la policía ha impuesto en La Habana cerca de 700 multas por incidentes asociados a la COVID-19
Imponen en La Habana casi 700 multas relacionadas con la COVID-19
 

En estos momentos La Habana es el epicentro de la COVID-19 en Cuba, según información brindada por las autoridades del país.

Este 4 de junio la estatal Agencia Cubana de Noticias (ACN) destacó en un artículo publicado en su sitio web, que como parte de las medidas para hacer frente a la expansión del nuevo coronavirus en la capital, se reforzaran las acciones de control en grandes centros laborales, de alta concentración de personas y en los lugares más vulnerables ante la expansión de la epidemia.

En su texto la ACN precisa que el Consejo de Defensa Provincial (CDP) analizó "las opiniones de la población sobre el desorden en las colas, el abastecimiento de los mercados agropecuarios estatales, el consumo de bebidas en la vía pública, los niños jugando en las calles, los problemas en la iluminación en la vía pública y el enyerbamiento en los parques".

Al respecto el Coronel Frank Gimen Jiménez, jefe de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) en La Habana, informó que se actuó contra tres mil 92 ciudadanos y se impusieron 690 multas, en su mayoría asociadas al mal uso del nasobuco y la ingestión de bebidas alcohólicas en la vía pública.

En el encuentro del CDP se analizaron además incidencias reportadas en los municipios de Boyeros y Arroyo Naranjo relacionadas con la Organización Básica Eléctrica (OBE), algunos casos vinculados al sector de la salud y el control de focos en edificios del reparto San Agustín, en el municipio La Lisa, y dos casos que se escaparon de hospitales y centros de aislamiento, lo que constituye delitos de propagación de epidemias.

Parte del encuentro estuvo dedicado a las visitas realizadas a instituciones de la ciudad, en las cuales se constató, por ejemplo, que en Antillana de Acero no hay hipoclorito, no se está haciendo pesquisa a los trabajadores y no se desinfestan los medios de transporte.

El fiscal provincial, Dixán Fuentes, señaló que los jefes administrativos de todas las empresas visitadas saben qué hacer, sobre todo después de lo que pasó recientemente en algunos centros.

"Hay que pasar de lo preventivo a otras medidas, escalonadamente", insistió.

Por su parte Luis Antonio Torres Iríbar, presidente del CDP, ordenó ser más estricto con las inspecciones, tanto de los cuerpos de inspección, como de la Policía Nacional.

Finalmente Torres Iríbar explicó que el reforzamiento de las medidas obedece al incremento de los casos confirmados en centros de trabajo en los últimos días, así como el alto porcentaje de asintomáticos, los cuales constituyen cerca del 60 por ciento y que, puntualmente, han alcanzado hasta el 81 por ciento.