Carlos Manuel Álvarez denuncia campaña del castrismo en su contra

Personal sanitario informó a su amiga, la periodista, Mónica Baró, que la prueba PCR que le realizaron en el aeropuerto internacional "José Martí" había dado alterada, es decir, ni positiva ni negativa
Carlos Manuel Álvarez denuncia campaña del castrismo en su contra
 

Reproduce este artículo

El periodista y escritor cubano, Carlos Manuel Álvarez, atrincherado en San Isidro desde el 24 de noviembre, denunció intentos del régimen de La Habana por armarle un caso en su contra.

En una directa por el medio Cibercuba, contó que este miércoles en la noche, personal sanitario informó a su amiga, la periodista, Mónica Baró, que la prueba PCR que le realizaron en el aeropuerto internacional "José Martí" había dado alterada, es decir, ni positiva ni negativa.

Por lo anterior, Carlos Manuel tendría que presentarse esa misma noche en un policlínico de Miramar, o de lo contrario lo irían a buscar donde él se encontrara, agregaron los médicos.

Para Álvarez, el régimen cubano lo quiere sacar de San Isidro, por lo que pudiera representar su estancia allí.

"Yo no me presenté. Si bien técnicamente hay posibilidades de que 24 horas después que me hagan hecho el test puedan detectar que haya una alteración, no es casual ese resultado y llamada. Si alguien se ha aislado soy yo y corro mucho menos riesgo de propagar en caso de que yo tuviera algo, que cualquier turista que vino conmigo en ese vuelo. Estoy bien de salud", añadió.

Además, dijo que se había realizado un test PCR en Estados Unidos antes de viajar y había resultado negativo para COVID-19.

"Esto busca sacarme de San Isidro y no podría volver a entrar. Y este es el lugar desde el que a mí me interesa hablar".

También el escritor denunció que desde su llegada a San Isidro varias paginas de agentes de la Seguridad del Estado y perfiles falsos han sacado imágenes suyas con textos difamatorios, que desmintió completamente.

"Yo no voy a salir de aquí ni ceder a presiones tan burdamente orquestadas. Estoy dispuesto a hacerme un PCR de nuevo bajo ciertas condiciones, porque no puedo confiar en un Estado que dice mentiras mías. Tiene que venir personal de salud aquí, acompañado de mi madre o padre porque ambos son médicos y conocen el procedimiento", señaló.

Las protestas del Movimiento iniciaron cuando el joven músico, Denis Solís González, fue condenado a ocho meses de prisión por ‘desacato’, tras ser detenido violentamente el 9 de noviembre de 2020, en las calles Habana y Paula, a unas cuadras de su casa, y le realizaron un juicio sumario dos días después.

El 16 de noviembre en la sede del Movimiento San Isidro, La Habana, 15 personas lograron ingresar y allí tenían planeado quedarse para leer poesía y realizar performances, bailes, a favor de la liberación de su compañero.

Desde su llegada, la calle se cerró en un operativo de decenas de policías y agentes de la Seguridad del Estado, que evitaban el ingreso de más disidentes al lugar. Dos días después, el 18 de noviembre, los sitiadores cortaron también el suministro de alimentos que una vecina, Daylys Bandera Rodríguez, intentaba llevar hasta la sede del MSI. Le robaron la comida y el dinero, denunció.

Ante el intento de rendirlos por hambre, nueve de los atrincherados anunciaban el inicio de la huelga; tres de ellos, de hambre y de sed. A la fecha quedan seis personas haciendo huelga.

Hasta el momento organizaciones internacionales se han pronunciado contra estos actos, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH); Artículo 19; Human Rights Watch, Cubalex y otros.