Baños sin agua y llenos de heces en centro de aislamiento para COVID-19

Las condiciones del centro de aislamiento para sospechosos de COVID-19 ubicado en el hospital “Julio Trigo”, en La Habana son deplorables, como se muestra en un video
Baños sin agua y llenos de heces en centro de aislamiento para COVID-19 en La Habana
 

Reproduce este artículo

Las condiciones del centro de aislamiento para sospechosos de COVID-19 en el Hospital Clínico Quirúrgico “Julio Trigo López” –ubicado en el municipio de Arroyo Naranjo, en La Habana–, son deplorables, como se muestra en un video que circula mediante las redes sociales.

“Aquí internan a los cubanos que viajan a Cuba. [Es el] centro de aislamiento en el hospital Julio Trigo”, confirmó el periodista de Telemundo 51 Eduardo Rodríguez, conocido como “Yusnaby Pérez”.

Según el directorio de instituciones del Ministerio de Salud Pública (Minsap), el centro emplazado en la Calzada de Bejucal No. km 7½, Reparto La Esperanza, Párraga, “tiene la misión de brindar atención médica especializada, preventivo y curativa a la población en las especialidades de Pediatría, Ginecobstetricia, Medicina General y todas las especialidades quirúrgicas”. Desde agosto del 2020 fue reorientado su trabajo al internamiento de sospechosos de tener la COVID-19, y a la observación de cubanos que regresan del extranjero.

Sin embargo, las condiciones del hospital son vergonzosas, sobre todo por tratarse de un centro de salud.

En el video compartido por Yusnaby, una mujer mayor muestra los sanitarios llenos de desperdicios, la ducha donde deben bañarse con costra de suciedad y sin conexión al agua. También los cestos de basura están desbordados porque no los recogen con regularidad, pero además hay papeles en otras partes del piso.

“Supuestamente no hay agua en las duchas para bañarnos. Yo si tengo que pasarme 20 días aquí [serán] 20 días sin bañarme”, refiere la persona que filma, asqueada de las condiciones de los servicios sanitarios.

“Eso no tiene nombre”, exclamó sobre los inodoros tupidos de heces.

 

Lo mismo en todo el país

Similar situación de insalubridad, reportan desde varios centros de aislamientos en otras zonas de Cuba. Esta semana enviaron a ADN Cuba  evidencias del pésimo estado de uno de los lugares a donde envían a los sospechosos de tener la COVID-19, en el municipio de Manicaragua (provincia Villa Clara).

Todos estos espacios tienen en común el paupérrimo estado en el que se encuentran, según varias denuncias. En el caso de San Martín, alguien ingresado allí que se comunicó con este medio y denunció que en el centro coexisten todas las personas sin excepciones de género en un mismo albergue.

La fuente, que prefiere el anonimato para evitar represalias de las autoridades, asegura que duermen en literas donde también tienen que acomodar sus pertenencias, porque no disponen de otro lugar para guardarlas, ni siquiera una mesa o una silla. Incluso, quienes están aislados se ven obligados a colocar sus ventiladores sobre los mismos cubos con lo que se asean.

Los baños presentas los mayores problemas. Hay una sola ducha para la veintena de aislados que se encuentran en un albergue y al menos tres inodoros en situaciones de extrema suciedad. Asimismo, las filtraciones y los salideros mantienen los espacios que deberían ser para el aseo, inundados y llenos de “pantanos”.

También en otra provincia, Cienfuegos, los “aislados” se someten a precarias condiciones. El 5 de mayo ADN Cuba se hizo eco de la denuncia del cubano Orlando Rajadel Morales, quien compartió videos cortos tomados “desde un centro de aislamiento del municipio de Cienfuegos ubicado en el Politécnico 5 de Septiembre del reparto Pastorita”.

En las imágenes se ve a una madre cubana protestando por las condiciones en las que deben permanecer.

“Prefiero estar debajo de una mata. No me voy para mi casa porque mi hija empezó con dolor de garganta, pero es mejor estar debajo de una mata que aquí en esta m… que todos nos estamos contaminando igual”, grita la mujer quejándose ante el personal de la salud a cargo del centro.

En otro momento, se le oye decir que “el ventilador se me quemó y los mosquitos me están comiendo”.