Centro de aislamiento en Cuba: asco real que régimen no muestra al mundo

Un cubano denunció las condiciones de un centro de aislamiento para sospechosos de coronavirus, ubicado en Cienfuegos, y lo describe como “el asco real que Cuba no le muestra al mundo”
 

Reproduce este artículo

El cubano Orlando Rajadel Morales denunció las condiciones de un centro de aislamiento para sospechosos de coronavirus, ubicado en Cienfuegos, que el locutor y fotógrafo describe como “el asco real que Cuba no le muestra al mundo”.

Compartió videos cortos tomados “desde un centro de aislamiento del municipio de Cienfuegos ubicado en el Politécnico 5 de Septiembre del reparto Pastorita”.

En las imágenes se ve a una madre cubana protestando por las condiciones en las que deben permanecer.

“Prefiero estar debajo de una mata. No me voy para mi casa porque mi hija empezó con dolor de garganta, pero es mejor estar debajo de una mata que aquí en esta m… que todos nos estamos contaminando igual”, grita la mujer quejándose ante el personal de la salud a cargo del centro.

En otro momento, se le oye decir que “el ventilador se me quemó y los mosquitos me están comiendo”.

Orlando Rajadel opinó en un post de Facebook: “Lo que más vergüenza me provoca es la actitud de los médicos 'veterinarios' que tú los ves adaptándose al asco después de haber estudiado seis años de carrera de medicina y nada les importa, (que poco valor)”.

“Ojalá vaya alguien ahí en ese momento hablarle de continuidad a esa mujer... por eso no creo en la medicina cubana, es un circo de carpa blanca con muy buena taquilla de entrada directa al Consejo de Estado”, siguió en su post de Facebook.

Considera que en el sistema de salud “todo es una mentira, que falta te hace cubano que te acabes de acomplejar y que acabes de entender tu camino, tu rumbo, tú miseria, tus carencias, tu destino, los que estamos de este lado seguiremos alzando la voz nada nos detendrá”.

Además, Rajadel llamó a protestar y provocar un cambio en la isla: “Del internet no se vive, se vive de comida y ni eso tienes a tu favor, ya a la altura que estás de tanta miseria es hasta conveniente que te quiten el internet para ver si miras más allá del móvil y ves la vida real que tienes a tu espalda (…) Y toma las calles”.

Desde que abrieron los centros de aislamiento para sospechosos de coronavirus y viajeros que llegan del extranjero, las denuncias sobre sus precarias condiciones han sido contantes y en todo el país. En marzo, el medio La Hora de Cuba difundió imágenes sobre la falta de higiene en el centro de aislamiento ubicado en la Escuela Formadora de Maestros de la provincia Camagüey.

Según explicó el sitio independiente, las fotos fueron enviadas por una fuente que pidió el anonimato, y muestran insalubridad, sobre todo en los baños, y además alimentos de mala calidad.

Una usuario de Facebook, Yusmila Iglesias Labrada, comentó que “ese lugar de aislamiento es una cochinada; no se puede estar ahí. Yo lo viví, no hay higiene, la manipulación de los alimentos, los traían todos destapados, sin protección”.

A partir del 6 de enero, las autoridades cubanas decidieron volver a la práctica de aislar durante días a todos los viajeros que arriben desde el exterior.