Anciana cubana lleva 2 meses esperando una transferencia bancaria de 300 euros
Ya no basta con que los cubanos estén obligados a recibir remesas en divisas para poder suplir sus necesidades más elementales, ahora ese dinero también puede demorarse hasta más de dos meses para que les sea entregado
Anciana cubana lleva 2 meses esperando que le entreguen una transferencia bancaria de 300 euros
 

Reproduce este artículo

La situación política, económica y social en Cuba está como para no darse el lujo de tener a los clientes esperando dos meses para entregarles su dinero.

Aunque el caso de Nereida Herrera Collado, una señora de 77 años que vive en Salud 959, apto. 306, entre Infanta y Quinta de los Molinos, Plaza de la Revolución, La Habana, pareciera un caso aislado, lo cierto es que lleva más de dos meses esperando que el Banco Metropolitano le entregue 300 euros que le transfirieron desde España el pasado 10 de junio.

El día 26 de julio Nereida Herrera, en carta dirigida al oficialista periódico Juventud Rebelde, cuestionó la demora de su dinero enviado desde Valencia, y explicó que en la sucursal del Banco Metropolitano ubicada en la calle Infanta, entre San José y Valle, le habían dicho que no los había recibido.

El problema surge, con la lamentable demora por medio, a raíz de que en España, en las tres ocasiones en que se ha reclamado allá, han planteado que el dinero está en Cuba.

"La referencia es 0073-010069OAKIF35 y fue enviada a mi nombre. El código SWIFT es BMNBCUHH, Sucursal 255. Me dieron el teléfono para que llamara, pero siempre es la misma respuesta: no ha llegado. Y necesito ese dinero, por favor", clamaba Nereida.

La respuesta por parte de las autoridades del mencionado banco llegó este 11 de agosto también a través del Juventud Rebelde.

Karelia del Portillo Raveiro, jefa del departamento de Atención a la Población del Banco Metropolitano, responde que "se procedió a verificar, y hasta la fecha no se ha recibido esta transferencia a favor de Nereida Herrera Collado".

La funcionaria precisa que le dieron a la clienta la opción de iniciar trámites para indagar sobre el destino de los fondos con el banco emisor de la transferencia, siempre que asuma los gastos de la gestión, a lo que respondió que no está en condiciones de asumir eso.

"Le sugirieron entonces que el ordenante de la transferencia se dirija a su banco y le pida que contacten directamente con el Banco Metropolitano por la vía oficial del SWIFT. Otra variante sería recibir del ordenante una copia del mensaje SWIFT enviado desde el banco emisor", explica el Juventud Rebelde.

La directiva concluye afirmando que el Banco Metropolitano volverá a pronunciarse a partir de las gestiones que realice, según las variantes propuestas.

Mientras tanto Nereida Herrera deberá seguir esperando, a pesar de que los tiempos que corren en Cuba no son tiempos de espera.