Carlos Manuel Álvarez: "Lo más importante es que Denis Solís está preso todavía"

El escritor cubano Carlos Manuel Álvarez resaltó la importancia de continuar exigiendo la liberación del preso político Denis Solís González
Foto. Montaje ADN Cuba. Carlos Manuel Álvarez: "Lo más importante es que Denis Solís está preso todavía"
 

Reproduce este artículo

El escritor cubano Carlos Manuel Álvarez resaltó este martes (15 de diciembre) la importancia de continuar exigiendo la liberación del preso político Denis Solís González.  En una directa transmitida por CiberCuba, el también joven periodista cubano, subrayó:

“Hay una persona, un muchacho pobre, negro, que apenas tuvo la posibilidad de estudiar, que está detenido en una prisión de máxima seguridad; después de haber sido sometido a un juicio sumario y a un proceso injusto y arbitrario”.

“Las razones por la que está preso, no nos engañemos, son dos: es pobre y negro. Este es un Estado profundamente clasista y racista”, advirtió el cofundador y director de la revista El Estornudo.

En la tarde de ayer, Álvarez fue detenido en su municipio natal Cárdenas, Matanzas, cuando intentó salir de la casa de su abuela, donde la policía política mantenía un cerco de vigilancia las 24h desde hacía más de hace dos semanas.

El arbitrario arresto fue transmitido por CiberCuba, donde se observó además cómo durante aproximadamente 15 minutos, un agente de la Seguridad del Estado sin identificar, intentó que Álvarez no saliera de la casa, medida violatoria de su libertad de movimiento.

Luego de otro interrogatorio, finalmente Carlos Manuel Álvarez fue liberado, y se le aseguró que terminaría su vigilancia policial. Sobre estos sucesos, el escritor puntualizó: “Gracias a todos los que se solidarizaron de manera tan rápida y eficiente. Cuando uno está en un interrogatorio, esa energía se siente, uno sabe que está acompañado y eso da mucha seguridad para mantener cierta fortaleza mental, resistir presiones, chantajes, mentiras, no perder la paciencia…”

Y añadió: “Esta ola de solidaridad y apoyo que yo he tenido, tiene que entenderse, debe leerse -así lo siento y así creo que es justo para el relato-, como un subconjunto, algo supeditado a una pelea mayor que no termina, y a una injusticia que no ha encontrado solución que es que Denis Solís está preso. Es muy importante que no lo perdamos, ninguno de nosotros ahora mismo somos protagonismos, por más que en una circunstancia determinada le pintemos la cara al régimen, hagamos que se desnude, que quede mal parado, no somos los protagonistas”.

“Siguen sucediendo cosas terriblemente injustas”, precisó Álvarez.

El escritor denunció el arresto arbitrario esta mañana del joven activista y objetor de conciencia Osmel Adrián Rubio Santos, uno de los huelguistas y manifestantes que se acuarteló durante días en la sede del Movimiento San Isidro para demandar la liberación de Denis Solís y el fin de las violaciones a los derechos humanos y las libertades políticas y civiles en Cuba.

“Se llevaron a Adrián Rubio, de los que menos visibilidad tiene, porque iba a comprar el pan”, cuestionó Álvarez.

 

También mencionó que la periodista independiente Iliana Hernández fue detenida; y que la poeta Katherine Bisquet y la creadora de las artes visuales Camila Lobón continúan sufriendo los acosos de la policía política y los llamados “actos de reafirmación revolucionaria”, orquestados por la Seguridad del Estado con “canciones partidistas, panfletarias, para intentar acallarlas”.

Álvarez cuestionó además, el arresto domiciliario que imponen a otros artistas y activistas como a Tania Bruguera, Amaury Pacheco, Michel Matos; así como a los atrincherados en la sede del Movimiento San Isidro en Damas 955 en La Habana Vieja para exigir la liberación del rapero contestatario Denis Solís.

“Eso es lo principal ahora mismo. Lo que diga es parte de ese relato, de la injusticia que sigue impune”, señaló Carlos Manuel Álvarez.

Denis Solís González fue detenido arbitrariamente el 9 de noviembre de 2020, y sentenciado a 8 meses de privación de la libertad por 'desacato' a la autoridad”.

La sentencia se pronunció en menos de 72 horas después de su detención y en un juicio sumario sin garantías legales. Conforme a estándares internacionales, Solís sufrió una desaparición forzada. Los agentes de Seguridad que lo arrestaron, no presentaron una orden válida, información de cargos ni derechos que podría ejercer, y se desconoció su paradero durante tres días.

Actualmente, el joven rapero permanece encarcelado en el centro penitenciario de máxima seguridad en La Habana, conocido como Combinado del Este. Juristas cubanos y organizaciones internacionales han denunciado disímiles arbitrariedades en su caso.