Agencia Cubapack recibe críticas de clientes en medio castrista

Cubapack asegura a sus clientes que se responsabiliza por el cuidado y la entrega de la mercancía enviada a través de ellos, pero la realidad dice otra cosa
Agencia Cubapack recibe críticas de clientes en medio castrista
 

Reproduce este artículo

Con el eslogan "garantizamos su mercancía al 100%" la agencia Cubapack asegura a sus clientes que se responsabiliza por el cuidado y la entrega de la mercancía enviada a través de ellos hacia Cuba.

"Nosotros nos responsabilizamos hasta que el destinatario tenga la mercancía en sus manos, en caso de pérdida o daño se procederá a poner un reclamo y al concluir el mismo se le dará un crédito por el valor de la mercancía y el costo del envío", anuncia Cubapack en su sitio web.

Este 13 de enero el periódico oficialista Juventud Rebelde dio acuse de recibo a dos cartas enviadas a su redacción donde dos ciudadanos cubanos denuncian irregularidades con envíos realizados desde el exterior a través de la agencia Cubapack.

"El 22 de noviembre pasado, y desde la ciudad de Santiago de Cuba, Beatriz Martorell Cabreja contó aquí que mediante la agencia Cubapack, en La Habana, hacía un año le enviaron un split desde Estados Unidos, que aún no había recibido", escribió Juventud Rebelde en su versión digital.

Por su parte Beatriz Martorell explicó que a pesar de llamar en reiteradas ocasiones, "ahora me dicen que el envío se entregó, y no es cierto. Llamé desde Santiago de Cuba a los números de los almacenes de Berroa, y nunca contestan".

Agrega que ante esto, envió a un familiar a la agencia en La Habana y le dieron la misma respuesta: "el envío se entregó se entregó al destinatario, cuando no es cierto. Le dieron el celular de la gerente comercial, y nunca responde".

"¿Adónde fue a parar el envío? ¿A quién se le entregó?", pregunta Beatriz.

Al respecto Rafael Guerrero Aragonés, gerente general de la División Cubapack, en respuesta enviada al mencionado diario, alega que "inicialmente ese artículo estaba asignado a otro cliente en Las Tunas, el cual en su momento decidió retirar el dinero, por lo que la agencia extranjera lo reasignó a Beatriz. Y debido a que la comunicación de ese cambio no llegó a tiempo a Cubapack, la mercancía fue entregada al usuario de Las Tunas".

Agrega además, que "la agencia extranjera de referencia volvió a reasignar a Beatriz en fecha reciente la mercancía, y el artículo le sería entregado antes del 14 de diciembre pasado. Y ofrece disculpas por las molestias ocasionadas".

Lo controversial de este asunto es que Rafael Guerrero no explica cómo es posible que inicialmente el split estuviera asignado a otro cliente, si había sido enviado a Beatriz Martorell. Asimismo tampoco aclara cómo esto, de ser cierto, pudo conllevar un retraso de un año; y mucho menos refiere si ya por fin fue entregado el split.

El otro caso es el de Leonel Lara Hernández, a quien le entregaron un envío al cual le faltaban algunas cosas.

"El propio 22 de noviembre, desde la ciudad de Las Tunas Leonel Lara Hernández contó aquí que el 8 de septiembre de 2020 le entregaron un bulto de 30 kilogramos enviado por su hijo desde Estados Unidos a la agencia Cubapack", refirió Juventud Rebelde.

"Faltaban de lo enviado un paquete de detergente, ocho jabones, un paquete de cuchillas de afeitar, un desodorante y un tubo de pasta dental", precisaba en su carta Leonel Lara, la cual escribió luego de haber realizado innumerables llamadas a esa agencia sin que contestaran.

Referente a este caso Rafael Guerrero respondió al mencionado diario, que "el 12 de septiembre se entregaron 24 libras (ocho paquetes) en cuestión, ya que las misceláneas son conformadas desde el origen en pequeños paquetes de tres libras; quedando pendientes dos paquetes que contienen los artículos que se relacionan como faltantes, y que no fueron entregados con los anteriores, puesto que la documentación correspondiente no se encontraba en regla. Y los paquetes fueron entregados el pasado 15 de diciembre".

Añade que en ambos caso "se informó a los clientes del estado y solución al envío de la paquetería correspondiente", pero ¿cómo se explica que si los 30 kilogramos fueron mandados en un único envío por el propio hijo de Leonel, 24 libras tenían la documentación en regla y el resto no? ¿De no haberse hecho pública la situación se habría solucionado de manera satisfactoria para el cliente?

Hay tanta oscuridad sobre este asunto, que es muy probable que comiencen a aparecer las denuncias de otros clientes que se encuentre en situaciones similares.