Actos de “reafirmación revolucionaria”: otra mentira del régimen para desacreditar al MSI

Los actos de repudio, de regreso por estos días contra los miembros de Movimiento San Isidro, también constituyen una violación a los Derechos Humanos
Actos de “reafirmación revolucionaria” otra mentira del régimen para desacreditar al MSI
 

Reproduce este artículo

Las violaciones a los Derechos Humanos no solo son realizadas por los gobiernos, también se cometen por individuos y organizaciones independientes, estatales, o afines a los gobiernos. En el caso de Cuba las violaciones suceden a manos de todos estos componentes a favor del castrismo, y son organizadas y avaladas por el régimen.

Luego de los últimos hechos relacionados con el Movimiento San Isidro y sus reclamos, la dictadura de La Habana a escalado en su represión, para lo cual además de funcionarios, y agentes estatales de la Seguridad del Estado y la policías, ha utilizado a simpatizantes e integrantes de sus organizaciones "populares".

Este 4 de diciembre el periódico oficialista Tribuna de La Habana, perteneciente al Partido Comunista de Cuba, publicó un artículo donde avala que individuos y organizaciones paraestatales, respondiendo a la convocatoria del régimen, realizaran actos de repudios contra miembros del MSI y frente a las viviendas de estos.

"Una convocatoria de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) pudo demostrar en los municipios habaneros de Cotorro y San Miguel del Padrón, el repudio popular contra las acciones de grupúsculos que pretenden atacar los valores que sustenta la Revolución Cubana", escribió el Tribuna de La Habana.

Este método ha sido empleado desde siempre por la dictadura, bajo la justificación de que es el pueblo haciendo frente a los disidentes, pero esto no excluye al régimen de tener que garantizar el respeto a los Derechos Humanos, muchos de los cuales figuran en la Constitución del país, además hay que tener en cuenta, que estas actividades incluyen a agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil, que son los que se encargan de organizar y dirigir todo.

Según el Tribuna de La Habana, los actos de repudio contra los miembros del MSI, son para pedir al gobierno de los Estados Unidos el fin del embargo económico y "respeto a nuestros símbolos patrios", y esto último figura en su texto, porque para el castrismo una bandera, o sea, un pedazo de tela, vale más que un ser humano.

Y como evidencia de que todo este accionar represivo es orquestado por el régimen, el periódico oficialista explica que "en estos actos de reafirmación revolucionaria se hicieron presentes Vladimir Sauri Bermúdez, vicecoordinador nacional de los CDR; Irina Serra Podio, coordinadora provincial de la organización de masas y Raúl Alejandro Palmero Fernández, miembro del Consejo de Estado".