Activistas denuncian “traición” del régimen: no cumplió promesa de legislación para Protección Animal

Terminó noviembre y la esperada ley o decreto que el régimen había prometido aprobar, no ha llegado. “Cuando la traición toma forma de un 'sistema', 'gobierno' o 'estado' (...) que durante más de un año te promete que en noviembre de 2020 (...) tu pueblo tendrá una Ley de Bienestar Animal, y no lo cumple, sin una justificación, sin una respuesta... no hay manera de levantar cabeza”
Marcha de animalistas en La Habana
 

Reproduce este artículo

Terminó noviembre y la esperada ley o decreto que el régimen había prometido aprobar, no ha llegado.

La conocida activista Beatriz Batista, expresó en sus redes sociales que “la tristeza, impotencia, desesperación y rabia” la han acompañado todo el mes.

“En ese lapso de tiempo, sin exagerar, casi un centenar de personas me han hecho la misma pregunta: ¿Y entonces, la ley de protección animal se aprueba en noviembre?”, dijo Batista.

“En mis 23 años he conocido de cerca a la traición, (…) pero cuando la traición toma forma de un 'sistema', 'gobierno' o 'estado' en el cual naciste y vives, que durante más de un año te promete que en noviembre de 2020 tu país, tu causa animalista, tu pueblo tendrá una Ley de Bienestar Animal, y no lo cumple, sin una justificación, sin una respuesta... no hay manera de levantar cabeza, es un vacío horrible, es desolación también”.

La joven comunicadora cuestionó: “¿Cómo uno se recupera de una traición así? ¿Cómo uno se puede consolar? ¿A quién uno le puede exigir explicaciones? ¿Cuánto más puede resistir una causa a base de mentiras y burlas? ¿Qué más expresar sin temor a amenazas? ¿Cómo confiar en los que tiene el poder para aplicar cambios? ¿Cómo volar si antes de emprender el vuelo te cortan las alas?”.

Como ella, muchos animalistas se expresaron decepcionados el último día de noviembre.

Sergio Boris Concepción denunció: “¡¡¡El tiempo se acabó!!! Ya no creemos en falsos diálogos, queremos resultados, fue un año de larga espera en el que hubo violaciones, mutilaciones, asesinatos, golpizas, muertes y más muertes de animales inocentes y nosotros tragamos y confiamos... NOS ENGAÑARON VILMENTE. MOVIMIENTO ANIMALISTA CUBANO EN ALZA no os dejéis engañar.... unámonos!!!”

Concepción arremetió en otra publicación contra la oficialista Aniplant: “El mismo cuento diferentes personajes, mentiras, promesas, falsas uniones, hipocresía, sueños, arcoíris y unicornios.... el final siempre el mismo si se trata de esta 'ONG'!!!”

El joven explicó que el 16 de enero del 2020 se reunieron con la presidenta de la entidad autorizada por el régimen para representarlos ante los animalistas independientes. Del encuentro con Nora García, responsable de Aniplant, y otros de sus miembros: “todo aparentaba ser perfecto, la ley, la entrada de nuevos miembros, la colaboración, la venidera ley y demás y demás.... el resultado??? ¡¡¡NULO!!!”

“No existe, nunca estuvo, 30 años desarrollando el arte de la mentira, tan es así que aún pobres corderos caen en su trampa... ¡¡¡PENA, VERGÜENZA Y BOCHORNO es lo que siento!!!”, afirmó Sergio Boris Concepción.

Otra animalista, Laura López Ávila, se preguntó: “¿No decían que noviembre 2020? ¿Todo siempre seguirá siendo así? ¡Que impotencia! ¿Por qué la mentira?”

El régimen cubano prometió aprobar en noviembre una nueva “política de bienestar animal”, un asunto que hasta ahora no se había abordado legalmente en el país y que reclaman con insistencia grupos defensores de los animales que denuncian activamente los actos de abuso y abandono.

Se trataría de un documento con el que se pretende unificar criterios y que a la vez tenga un papel regulador, dijo en el mes de julio a la estatal Agencia Cubana de Noticias el director general del estatal Centro Nacional de Sanidad Animal, Yobani Gutiérrez.

Aseguró que un grupo de trabajo integrado por 42 personas -entre ellas especialistas del sector estatal y miembros de asociaciones de protección de los animales- elabora esta política, a partir de la cual se propondrán cambios en el Código penal.

Sin embargo, por lo visto entre la comunidad de activistas, se trata de otra cortina de humo del régimen, esta vez contra el dinámico movimiento independiente de protectores de animales.