Académico de la Universidad Johns Hopkins cree que régimen cubano manipula cifras sobre el coronavirus
Los Gobiernos de Cuba, Nicaragua, Venezuela y México estarían manipulando la información sobre la pandemia para no generar críticas
Una cubana despacha bebidas en un restaurante de la Isla.
 

Reproduce este artículo

Un académico de la Universidad Johns Hopkins, la institución que lleva un recuento en tiempo real en Internet de los contagios y fallecimientos por el coronavirus en el mundo, aseguró que los Gobiernos de Cuba, Nicaragua, Venezuela y México están manipulando las cifras y la información sobre la pandemia para intentar minimizar la crítica y “no echarle más gasolina a fuego”.

En entrevista con la cadena alemana Deutsche Welle, el profesor Francisco González, de la Escuela de Estudios Internacionales de la citada universidad, sostuvo que hay una manipulación de la información sobre el covid-19 por un interés político.

A la pregunta sobre si México y otros Gobierno estarían ocultando las cifras reales de la enfermedad, González respondió:

“Aquí entran en juego dos componentes. Primero está el factor estructural (…) el Estado no tiene la capacidad para llevar a cabo mediciones, pruebas y tejer fino. Aunque los Gobiernos hubiesen querido hacer más no hubiesen podido con tal déficit acumulado. El segundo factor es más coyuntural, que tiene que ver con manipulación por cuestiones políticas”.

 

 

Y añadió: “No es coincidencia que, por ejemplo, en México, Nicaragua, Venezuela o Cuba haya un clima de polarización política o brotes de inestabilidad. La cuestión ahí no es cómo manejar la pandemia. Ya que son regímenes que están contra la pared necesitan, entonces, manipular la información de manera propagandística para intentar minimizar la crítica y no echarle más gasolina a un fuego que ya está encendido. A estos Gobiernos les da miedo que la población piense que se está perdiendo el control”.

González aseguró a la DW que a los epidemiólogos de Johns Hopkins les sorprende las bajas cifras del nuevo coronavirus reportadas en la región latinoamericana, y a mayoría cree que esos datos son erróneos y no reflejan la realidad.

“Hay mucha gente que está muriendo a diario por COVID-19 y no son registradas como tal sino, simplemente, como neumonía atípica. Pero el continente es muy diverso y no se puede dar una evaluación general”, acotó.

Dijo que hay un contraste con lo que pasa en Chile, Uruguay o Costa Rica frente a lo que sucede en México, Nicaragua o Venezuela. Son polos opuestos, señaló, según el informe de la cadena alemana.

 

 

“Las críticas a estos últimos países me parecen válidas, porque no es creíble que reporten tan pocos casos, incluso si las comparamos con los vecinos más cercanos”, subrayó.

Destacó que según el mapa de rastreo de Johns Hopkins hay hasta la fecha alrededor de 4,5 millones de infectados en el mundo, y de esa cifra 1,4 están en Estados Unidos, de modo que decir que las Américas se convirtió en el epicentro es erróneo.

“EE. UU. es el epicentro de la pandemia. Mejor sería ver las cifras en términos porcentuales o los análisis de mortalidad, como las muertes por cada 100.000 habitantes. Ese dato nos sigue diciendo que Europa Occidental es la más afectada. Allí están los países que tienen el mayor número de fatalidad por cada 100.000 individuos, como Bélgica con 77, España con 58, Italia con 51 o Gran Bretaña con 50”, aseguró a la DW.

En EE. UU., dijo, hay 25 muertes por cada 100.000 habitantes. De modo que es incorrecto que la OPS nombre esos números sin profundizar. En América latina son alrededor 400.000 los infectados, pero hay que tener en cuenta que son muchos países.