Abel Prieto lamenta que jóvenes rechacen “complejidad” del pensamiento de Fidel
El exministro de Cultura del régimen cubano mostró su pesar en televisión nacional con el hecho de que los jóvenes rechacen en espacios como las redes la “complejidad” del pensamiento de Fidel Castro
Abel Prieto en Palabra precisa. Captura del programa
 

Reproduce este artículo

Abel Prieto Jiménez, exministro de Cultura del régimen cubano y actual presidente de la Casa de las Américas, lamentó recientemente en la televisión nacional que los jóvenes rechacen en sus nuevos códigos comunicativos la “complejidad” del pensamiento del extinto dictador Fidel Castro.

“Los nuevos códigos hacen muy difícil matizar, profundizar. Yo diría que uno de los grandes desafíos hoy de educadores, intelectuales, historiadores y comunicadores es cómo llevar el pensamiento de Fidel y de Martí a los nuevos códigos de las redes sin traicionar su esencia”, afirmó el también escritor en el programa Palabra precisa del pasado viernes, dedicado a la importancia de conocer la Historia, pero desde los relatos que sobre ella ha construido la historiografía fomentada por el régimen.

Los pensamientos de Martí y Fidel, continuó diciendo Prieto Jiménez, son “muy abarcadores, muy profundos, llenos de una complejidad que implica desafíos intelectuales” y “hoy en las redes te preparan para no aceptar ningún tipo de complejidad, de desafío intelectual”.

“Te quedas con los titulares, en la superficie. Evitas todo lo que te moleste en tu pereza intelectual. Y eso es peligroso, porque equivale a reducir a Martí a cuatro o cinco frases de los matutinos o a un busto, o reducir a Fidel a frases sacadas de contexto. Ese no es Fidel ni ese es Martí y lo saben nuestros maestros e intelectuales”, agregó el exministro, para acto seguido concluir que “hay que lograr que en las redes esas miradas hondas y exigentes se impongan en la medida de lo posible”.

Creado a raíz del acuartelamiento de activistas en San Isidro y el plantón de artistas y jóvenes cubanos frente a la sede del Ministerio de Cultura a fines de noviembre del pasado año, el programa Palabra precisa forma parte de la ofensiva mediática del régimen para intentar denigrar a la oposición y el activismo de la sociedad civil independiente, que le hace justos reclamos sociopolíticos y económicos.

De esa ofensiva forman parte también los soliloquios del vocero oficialista Humberto López, pretendido periodista que desde la emisión estelar del noticiero televisivo del régimen arremete contra opositores y cubanos que han alzado su voz para exigir un cambio democrático, tachándolos, siempre sin pruebas y sin conceder derecho de réplica, de mercenarios al servicio de Estados Unidos y otros intereses de organizaciones extranjeras.

Para su tesis sobre la “complejidad” del pensamiento fidelista y la incongruencia de éste con los nuevos códigos comunicativos de espacios como las redes sociales, Prieto omitió contemplar variables como el posible rechazo o hastío que las ideas del extinto líder causan por sí mismas en los cubanos tras décadas de promesas incumplidas y crisis ininterrumpida.

Pese a aparentar y ser reconocido como intelectualmente superior a la media de la cúpula del régimen, cometió muchos de los errores analíticos que comete todo el oficialismo, entre ellos el de dar por hecho que Castro y sus ideas son de veras símbolos para todos los cubanos, así como el de asumir que no hay muestras de oposición política auténtica en Cuba, sino que todo se trata de “campañas organizadas en laboratorios del enemigo”.