90 alumnos en un aula: así marcha el curso escolar en esta escuela de Holguín
El panorama en la Escuela Mixta “Cira María García”, de la ciudad de Holguín, no augura un desarrollo exitoso del curso escolar 2019-2020
Escuela Mixta “Cira María García”, Holguín. /Foto: Emilio Farcía
 

Reproduce este artículo

 

Esta  historia empezó con un discurso plagado de alabanzas al gobierno cubano y un llamado a “cuidar las inmensas inversiones que el Estado socialista ha realizado para que ustedes puedan aprender y disfrutar de todas las ventajas que la revolución les ofrece”. Así la directora de la Escuela Mixta “Cira María García” de la ciudad de Holguín, dio inicio al curso escolar 2019-2020.

Sin embargo al llegar a las aulas destinadas para los alumnos que cursan el 6to grado, los padres no pudieron hacer otra cosa que “poner el grito en el cielo” ante las deplorables condiciones de lugar: sin luminarias, con ventanas deshechas, mesas y sillas insuficientes y muy deterioradas. Ni siquiera el Escudo Nacional estaba en las aulas.

La mayor preocupación se centró, sin embargo, en el estado constructivo del techo del inmueble: las planchas de fibrocemento cuarteadas y sin sujeción dejaban caer una especie de tierra sobre las cabezas de los presentes, debido al movimiento de algunas ramas de los árboles cercanos que descansan sobre el tejado, por lo que los padres reclamaron de inmediato una reunión con los responsables del centro educacional.

YanelisPrats, Jefa de Ciclo de primaria, argumentó:

Los padres y nosotros mismos estamos preocupados por este asunto, hemos hecho algunas gestiones para tratar de arreglar el techo, se habló con la forestal para que vengan a podar los árboles, porque tenemos miedo de que una rama con cualquier vientecito pueda romper el techo y hacerle daño a algún niño

Asimismo, un padre identificado como Yunior contó a ADN CUBA: “Yo estudié en esta escuela desde preescolar,…desde 1963 está ese techo ahí, vivo justo aquí detrás, hoy tengo 50 años y no he visto que se haya arreglado nada en esta escuela”.

Apenas dos días pasaron desde aquella reunión cuando, golpeadas por una rama que el viento movió, algunas planchas de fibro se desplomaron haciéndose astillas contra el suelo mojado.

En la reunión se acordó que se unirían los dos grupos de 6to grado— unos 90 alumnos— en una sola aula para recibir clases en la sección de la tarde.

Las condiciones del aula escogida tampoco son las correctas, allí los niños están como sardinas en lata, está oscura, hace mucho calor y se siente un fuerte olor a orina que entra desde el baño que está muy cerca”, comentó una madre que dijo llamarse Katya.

Manuel, padre de otro de los niños, se quejó de que “no alcanzan las sillas y las mesas, así que hay que buscarlas en el aula de al lado, un padre trajo una lámpara y se puso en la otra aula porque primero eran dos grupos, pero ahora los unieron porque que la maestra está enferma o algo así, pero no han traído la lámpara para acá, mira, así no van a aprender nada”.

 

 

Hace algunos días hicieron otra reunión para informar que las ramas habían sido cortadas y el techo reparado por lo que todo volvería a la normalidad, pero cuando fuimos a ver todo estaba igualito, nada más habían puesto las dos planchas de fibro que se cayeron y una piedra para sujetar el caballete. Yo prefiero que mi nieta siga incomoda en esa aula apretada pero sé, que almenos ahí, no le va a caer un fibro en la cabeza, les dije que hasta que un arquitecto de la comunidad responsable y otras autoridades no vinieran a ver esto y se hiciera un trabajo bien hecho, mi nieta no entraría a esa aula”, comentó Regino, cuya nieta cursa el último año de la primaria en esa escuela.

La dirección del centro ha tomado la decisión de cambiarles el horario de clases a los estudiantes, que ahora volverán a recibir las lecciones en las mañanas, mientras que pasa a los alumnos de “otros grados” para las tardes. Estos últimos tendrán que acomodarse en el área que ocupaba la biblioteca, mientras la biblioteca pasaría a ocupar el espacio dejado por las aulas rechazadas por los padres.

Una fuente que trabaja en la escuela y prefirió el anonimato, aseguró que se han recibido materiales para la reparación de las aulas: algunas ventanas nuevas, escobas plásticas y otros insumos que luego han desaparecido “como por arte de magia”; lo cual sería una muestra más del descontrol sobre los recursos estatales en Cuba.

Más allá de mostrar el lamentable estado de la escuela en cuestión, este artículo busca resaltar también lo que no puede verse en las fotos y puede resulta tan dañino como los techos que se caen a pedazos: el desarrollo cognitivo de estos niños a los que han metido en una nueva aula oscura, calurosa y con reducido espacio para los 90 alumnos que deben “acomodarse” en ella.

De las 7 asignaturas que deben recibir los estudiantes solo están recibiendo Matemáticas con la frecuencia debida, pues esa es la materia de la única maestra efectiva en el aula, porque la otra maestra se encontraría enferma y la maestra auxiliar se mueve constantemente entre 5to y 6to grados, contaron algunos padres.

Yo te voy a decir las cosas, pero no pongas mi nombre ni nada para que no la cojan con mi niño”, dijo una madre a este reportero.

Traigo a mi niño y me quedo esperando porque esto aquí anda muy mal, están entrando a las 12 y 40 y los sueltan a las 2:00 de la tarde, dicen que la otra maestra está enferma y por eso  están dando Matemáticas nada más, pero en mi opinión el asunto es otro, si te fijas la maestra que está trabajando ahora es la muchacha que estaba de licencia de maternidad, es mucha casualidad que ahora la otra maestra está con certificado médico, yo escuché decir que eso es en venganza por el trabajo que la hicieron pasar el curso pasado, y no dudo que sea así”.

 

 

Una auxiliar pedagógica que tampoco quiso decir su nombre aseguró que “si los niños dan clases de Geografía y Ciencias Naturales es solo por el esfuerzo de Yanelis Prats, que viene cuando puede y les da las clases, pero imagínate, ella tiene que atender a toda la Primaria y no siempre puede cubrir a la maestra”.

En el programa de estudio de estos niños se incluye también Educción Laboral, Inglés, Historia de Cuba, Lengua Española  y Educación Cívica, sin embargo los estudiantes solo saben qué días deben venir en las mañanas para la Educación Física ya que esa profesora ha sido la única, hasta el momento, que ha puesto un horario.

Cuando llueve el terreno se inunda y queda todo lleno de fango, así no se pude poner a los niños a hacer nada pues es muy posible que pueda haber algún accidente y es mejor evitar” dijo otra entrevistada.

Algunos padres refieren que el horario ha sufrido tantos cambios que hay niños que llevan diariamente todos los libros para evitar el regaño si se olvidan de llevar alguno.

Desde el segundo grado estamos pasando trabajo, en segundo trajeron un maestro que empezaba a dar clases ese curso pero no sabía nada, resolvía haciéndoles cuentos y jugando con los niños por lo que todos lo querían mucho, pero imagínate, no todo puede ser cuentos y juegos”, señaló Dalquis, madre de una alumna.

Haidée, una maestra jubilada que dedicó gran parte de su vida laboral a impartir clases, considera que “cuando un niño no tiene estabilidad en las clases, cambia mucho de aulas y horarios, y los maestros no son estables, no adquieren una base sólida; solo aquellos cuyos padres se preocupan y los ponen a estudiar horas extras fuera de la escuela, ya sea con una repasadora o en la casa logran cierta ventaja. Pero esto tampoco es muy efectivo ni lo más recomendable desde el punto de vista pedagógico, pues estarías poniendo al niño una sobrecarga. Los horarios de recreo deben respetarse.

(…) un niño que no pudo aprender los productos, ya en cuarto grado no podrá memorizarlos aunque pueda hacer cálculos, hoy vemos que profesionales como médicos, incluso maestros, tienen serios problemas con la ortografía y la caligrafía y es debido a una mala base que tuvieron en la primaria”, agregó la maestra.

Sobre el progreso de los niños que enfrentan situación como la de la escuela mixta “Cira María García”, dice que no puede predecir el futuro, pero posiblemente “tendrán muchos problemas en grados más avanzados y más, se verán muy afectados en cuanto a su vida en sociedad en general, algunos, los más inteligentes o cuyos padres se hayan preocupado, lograrán, quizás obtener carreras y estudios superiores, no creo que el resto desee estudiar más allá del 9no grado o el preuniversitario, eso está demostrado por la experiencia”.