“Plantados”: los presos políticos en calzoncillos que desafiaron a Castro

La historia poco conocida de los prisioneros políticos del castrismo que a partir de los años 60 se negaron a usar el uniforme reglamentario y fueron torturados inspiró la película “Plantados”
 

Reproduce este artículo

Por Jorge Ignacio Pérez

 

La historia poco conocida de los prisioneros políticos del castrismo que a partir de los años 60 se negaron a usar el uniforme reglamentario y fueron torturados inspiró la película Plantados, en la que hasta los torturadores “son retratados de manera humana”, afirma a EFE su director, Lilo Vilaplana, antes de presentarla este viernes en el Festival de Cine de Miami.

“Es la historia de estos hombres y por qué lo hicieron”, dice Vilaplana para referirse a una forma de protesta que consistió en no llevar el uniforme de los presos comunes para llamar la atención sobre sus ideales.

Según el libro Rehenes de Castro, del poeta y expreso político “plantado” Ernesto Díaz Rodríguez, que pasó 22 años encarcelado hasta su liberación en 1991, “la historia del presidio político en Cuba está escrita con sangre”.

En sus páginas, sacadas clandestinamente de la isla, el autor describe las celdas de castigo tapiadas como un “universo de menos de cuatro metros cuadrados”, sin ventilación ni agua, donde permaneció siete años ininterrumpidos vistiendo solo “unos calzoncillos mugrientos”.

Rodada entre Miami y Puerto Rico y con actores cubanos en su gran mayoría radicados en el sur de la Florida, “Plantados”, que se estrena mundialmente este viernes en el Miami Film Festival, está basada en testimonios de presos políticos que como Díaz “prefirieron quedarse en calzoncillos que hacer concesiones al régimen comunista”, afirma el director.

El filme tiene dos líneas argumentales, una es el presente, donde un expreso político cubano (interpretado por Gilberto Reyes) se encuentra en el exilio en Miami con el hombre que lo torturó (Carlos Cruz) y “se debate entre la venganza y la justicia”, explica Vilaplana.

La otra línea narrativa es la retrospectiva “de lo que pasaron y pasan ahora otros en las cárceles cubanas”.

“Es un homenaje a todos los plantados”, dice Vilaplana, conocido por populares teleseries como El Capo y Dueños del paraíso.

En Plantados se utiliza el simbolismo “para abarcar una historia larga y poco contada. Todos los personajes castristas son tratados de manera humana”, agrega.

“Hay un poeta que representa a todos los artistas de la prisión [política] en Cuba”, explica Vilaplana y menciona entre ellos al escritor Jorge Valls (1933-2015), que pasó más de veinte años preso; el poeta Armando Valladares, que tras 22 años entre rejas fue Embajador de Estados Unidos ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, y al poeta y ensayista Ángel Cuadra, fallecido en Miami este año.

El personaje de Alfredo, interpretado por el conocido humorista Conrado Cogle (Boncó), representa al “prisionero de la raza negra, muy maltratado porque el régimen es muy racista”, y otro personaje, Ricardo, interpretado por Abel Rodríguez, “representa el dolor de la familia, la lejanía”.

“Hay cuentos estremecedores plasmados en imágenes. Por primera vez las personas van a ver las historias del presidio. No es un documental”, aclara el cineasta, quien tuvo la suerte de encontrar a un productor comprometido con la historia, porque, puntualiza, “el cine es caro”.

 

Productor busca a director

El empresario de origen cubano Leopoldo Fernández Pujals, sobrino de un preso político “plantado” ya fallecido, José Pujals Mederos, llevaba tiempo tratando de plasmar la historia en cine, pero según Vilaplana no había encontrado un proyecto adecuado.

“Fue a Hollywood y también atendió un proyecto francés, pero nunca ellos captaron la esencia. En algunos casos no querían meterse con el castrismo”, afirma.

“Cuando hago Leyendas del exilio [una teleserie que rescata los testimonios de los exiliados cubanos], Leopoldo me llamó (...), nos dimos la mano y ya la película es un hecho. No lo he vuelto a ver. Me lo voy a encontrar de nuevo en el estreno”, comenta.

El guion de Plantados cuenta con la colaboración de dos expresos políticos, el escritor y bloguero Ángel Santiesteban y el periodista Juan Manuel Cao.

“Se hicieron 17 versiones de la peli y se bajó el tiempo a una hora y 58 minutos, que es la que queda, pero hay material para una serie de cinco capítulos”, explica el realizador.

En el elenco aparecen actores cubanos de larga data como Isabel Moreno y Alberto Pujol, e intervienen otros más jóvenes como Frank Egusquiza.

 

Un actor que pone alma, corazón y vida

Para el veterano actor de cine, radio y televisión Carlos Cruz, que interpreta a Mauricio, un personaje “antagónico con matices humanos”, según dice a EFE, ha sido una “experiencia muy importante”.

“En todas mis actuaciones he puesto alma, corazón y vida, pero esta es única”, confiesa Cruz, que ha trabajado en películas antológicas del cine cubano como Un hombre de éxito (1986) y La bella de la Alahambra (1989).

El actor, que lleva 21 años en Miami, dice que la historia lo “impresionó mucho”. Es “una realidad muy bien ocultada por el Gobierno cubano”, agregó.

“La película es un acto de justicia para estas personas aferradas a un ideal, que lograron resistir 20 años en las cárceles y muchas veces ni las familias sabían cómo era su vida allí”, comentó el actor.

El director adelantó a EFE que, a partir del 26 de marzo, Plantados se podrá ver en cinco cines de Miami, así como en Naples y Tampa (Florida), Puerto Rico y República Dominicana.