Ian Padrón: Tabío es uno de los grandes cineastas cubanos

El director cubano de audiovisuales Ian Padrón, expresó su pesar por el fallecimiento en La Habana, del Premio Nacional de Cine Juan Carlos Tabío
Ian Padrón y Juan Carlos Tabío. Fotomontaje: ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

El director cubano de audiovisuales Ian Padrón, expresó su pesar por el fallecimiento este lunes en La Habana, del Premio Nacional de Cine Juan Carlos Tabío.

“Acabo de conocer de la muerte de Juan Carlos Tabío, uno de los grandes cineastas que ha dado Cuba”, escribió Padrón en su perfil personal de Facebook.

“Obras como Dolly-Back, Se Permuta, Plaff, Fresa y Chocolate y Guantanamera (y muchas más) son imprescindibles en la Cultura nacional”, ejemplificó el hijo del creador de Elpidio Valdés.

Ian Padrón, director de videoclips, documentales y obras de ficción, calificó a Tabío como un cineasta “enigmático, modesto y amable”. Que “en paz descanse un 'duro-duro' en nombre de la familia Padrón”, concluyó su post.

Juan Carlos Tabío murió durante la madrugada de este lunes 18 de enero, sin que haya trascendido la causa del deceso.

“Con profundo pesar, anunciamos que ha muerto Juan Carlos Tabío, otra leyenda del cine cubano, autor de célebres y populares títulos como Se permuta, Plaff y Fresa y chocolate, Premio Nacional de Cine y eterno colega del gremio de realizadores”, anunciaron en las redes sociales del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.

“Llegue a sus familiares, amigos, compañeros de trabajo y allegados nuestras condolencias”, expresó la dirección del Festival de La Habana.

El oficialista Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (Icaic), confirmó el deceso de Juan Carlos Tabío (1943), a quien cataloga como “importante figura de la cinematografía nacional y autor de obras reconocidas por el público y la crítica”.

Su filme Se permuta (1985) es una comedia clásica de esa década, donde se distingue el trabajo de Rosita Fornés como actriz. Una obra que permanece como parte de la memoria colectiva de los cubanos en el retrato de nosotros mismos, publicaron en la página web del IcaicCubacine.

También realizó Plaff (1988), obra que es reconocida por el público como uno de los grandes éxitos dentro de su género. Como parte de su carrera compartió la dirección de Fresa y chocolate (1993) y Guantanamera (1995) con otro importante director del cine cubano, Tomás Gutiérrez Alea (Titón).

Otros filmes suyos, siempre bendecidos con el caluroso recibimiento de los públicos, son Lista de espera (2000) y El cuerno de la abundancia (2008).

El cuerpo de Tabío “será cremado y de manera oportuna se informará la realización de despedida a este realizador que pensó en imágenes y nos deja como legado una importante carrera en el ámbito cinematográfico cubano”, publicó Cubacine.

El Icaic lamentó el fallecimiento de este director, quien mereció en el año 2014 el Premio Nacional de Cine y “su obra es parte de la trascendente historia del cine cubano como reflejo de la identidad de una nación”.

Este enero también perdimos al reconocido director de cine cubano Enrique Pineda Barnet, creador de la famosa película La bella del Alhambra, quien falleció en La Habana este martes 12 de enero.

Sobre las recientes muertes de cineastas, expresó el periodista y crítico oficialista Pedro de la Hoz: “El cine cubano pierde a un creador extraordinario. Enero sombrío, primero Enriquito Pineda, ahora Tabío... Que comienzo tan sombrío de 2021 para la pantalla cubana”.