Lázaro Blanco habla en Miami: “Nunca es tarde si la dicha es buena”

Primeras palabras del principal pitcher del equipo Cuba tras romper con las autoridades deportivas del régimen y quedarse en Florida
 

Reproduce este artículo

El principal lanzador del equipo Cuba de béisbol, Lázaro Blanco Matos, rompió este viernes 4 de junio con las autoridades deportivas del régimen y se convirtió en el tercer integrante de la comitiva que viajó al Preolímpico de Florida en darse a la fuga.

He tomado la decisión de no regresar a Cuba, dándole gracias a Dios por este paso que he dado”, confirmó él mismo a Yordano Carmona, de Pelota Cubana USA, en una entrevista cedida al canal de YouTube del periodista deportivo Francys Romero.

Precisamente, fue Romero quien dio la primicia del abandono del equipo, como también informó de los escapes del segunda base César Prieto y el psicólogo del team Jorge Sile Figueroa.

Blanco, de 35 años, explica en las primeras declaraciones suyas publicadas luego de quedarse en Florida, que decidió aprovechar “esta oportunidad para así poder estar en este país y jugar en cualquier liga, no solamente pensar en MLB, hay otras que puedo probarme. Ya estuve en la liga Can-Am donde tuve grandes resultados, y vengo a probarme en cualquier liga que me dé la oportunidad para jugar el béisbol, que es lo fundamental, lo llevo en la sangre”.

El principal lanzador del equipo Cuba dijo que su contrato con el equipo mexicano de Saltillo “se cancela”, y que está resuelto a “encaminar esta nueva vida aquí” en EEUU “y salir adelante”.

Ante la pregunta de por qué se quedó ahora en Estados Unidos, Blanco respondió: “son decisiones que uno toma, no la tomé antes. Salí por primera vez [de Cuba] a Carolina del Norte, a un tope con los americanos cuando tenía 26 años, y no lo decidí en ese tiempo, pero nunca es tarde si la dicha es buena”.

“Lo importante es que he tomado la decisión y me siento seguro de lo que hice para estar aquí en Estados Unidos”, añadió Blanco. Sobre el desempeño del equipo Cuba que perdió ante Venezuela y Canadá, y derrotó a Colombia, el lanzador considera que dieron "un gran espectáculo". 

"Salimos con garra, pero no salieron bien las cosas. En los momentos precisos falló todo en el equipo, pero lo importante es que dejamos buena imagen, el béisbol cubano siempre está vigente y creo que tenemos que trabajar duro para poder estar en la élite y volver a hacer los equipos Cuba de antes (...)".

Contrario a lo dicho por el presidente del régimen Miguel Díaz-Canel, que achacó el resultado a las protestas de cubanos contra la dictadura, el pitcher Lázaro Blanco dice que sintió "gran apoyo aquí en la Florida, todo el mundo coreaba Cuba, Cuba".

"Yo lancé en el Latinoamericano frente a 55 000 personas y hay más presión ahí. Aquí [en Florida] cada quien dice lo que quiere, lo expresa, pero nosotros siempre salimos al terreno a dar lo mejor", concluyó.

 

Blanco fuera de vista

Fuentes cercanas al jugador le revelaron a Romero el viernes en la tarde que "el pitcher de 35 años tenía previsto marchar a Saltillo, pero se fue del aeropuerto y le dijo al responsable del vuelo que no regresaría a Cuba", dijo Romero.

El vuelo estaba programado de Miami a Saltillo (México), "pero Blanco no se presentó al checking, se subió a otro auto en el aeropuerto y dijo que no regresaría a Cuba ni jugaría en México", aseveró el periodista en su perfil de Facebook.

Este jueves 3 de junio, voló a la isla el grueso de la selección nacional. Según el periodista de Univision Javier Díaz, al parecer recogieron los pasaportes de todos los peloteros, para evitar que se quedaran.

Sin embargo, quedaron en la Florida los lanzadores Carlos Juan Viera (32 años) y Lázaro Blanco, quienes viajarían esta tarde/noche desde Miami hasta México para incorporarse a los Saraperos de Saltillo en la Liga Mexicana de Béisbol, según había reportado el mismo Francys Romero antes de confirmar el abandono de Blanco.

El estelar lanzador de 35 años, natural de la provincia oriental de Granma, se coronó campeón de la Serie Nacional de Béisbol (Cuba) en cuatro ocasiones, con los Tigres de Ciego de Ávila (1) y los Alazanes de Granma (3). Durante varios años ha sido uno de los pitcher principales de la selección nacional, participando en los Juegos Panamericanos del 2015 y en el Clásico Mundial de Béisbol del 2017, entre otros torneos. También se desempeñó como jugador profesional en ligas como las de Canadá, Nicaragua y México.

El joven segunda base César Prieto fue el primero en adelantarse, el miércoles 26 de mayo, sin entrar siquiera al hotel donde se hospedarían. “Prieto es el prospecto cubano más codiciado por los equipos de MLB (...) Estaba decepcionado del béisbol en Cuba y buscaría la oportunidad de llegar” a Grandes Ligas, señaló Romero en ese momento.

El jueves 3 de junio, quien se dio a la fuga fue el psicólogo del equipo Cuba, Jorge Sile Figueroa, encargado de “levantar el ánimo del equipo”, pero terminó escapando de la delegación beisbolera antes del vuelo de regreso con destino a La Habana.