Frederich Cepeda contradice a Díaz-Canel: “Se sintió como en casa”

El mítico jardinero espirituano desmintió a los dirigentes cubanos que victimizaron al equipo de pelota por supuestas ofensas del público reunido en Florida
Cepeda
 

Reproduce este artículo

El mítico jardinero espirituano Frederich Cepeda desmintió a los dirigentes cubanos, incluido Miguel Díaz-Canel que victimizaron al equipo de pelota por supuestas ofensas del público reunido en Florida, donde se desarrolló el Preolímpico de esta disciplina.

En entrevista con Yasel Porto, de la empresa Swing Completo, el toletero cubano fue preciso al asegurar que se sintió “cómo si estuviéramos en Cuba, en casa”.

“En la Florida hay muchos cubanos y latinos en general, y eso ayudó a que desde el primer partido se viviera tremenda emoción igual que ese segundo juego cuando las personas comenzaron a gritar mi nombre. Eso es algo muy bonito porque es la reafirmación de que hay mucha gente que te tiene bastante aprecio”, dijo el del dorsal 24.

Sobre la supuesta presión por jugar en Florida, el “ambiente hostil” y las manifestaciones en contra del gobierno cubano en ambos estadios, Cepeda dijo que no eran nada abrumadores.

“Yo pienso que la tensión principal fue por la ansiedad en el equipo de lograr el resultado. El Latinoamericano con 55 mil personas es más abrumador que lo que pasó aquí, pero lo que pasa fuera del terreno de juego propiamente a nosotros no nos preocupa. Hubo situaciones, pero sabemos que es algo normal para lo que estábamos preparados además”, señaló.

Sin embargo, las autoridades cubanas han querido justificar la derrota, poniendo a los peloteros como víctimas de la presión del exilio cubano. El propio presidente designado calificó su paso por Florida como “días desafiantes” porque fueron “hostigados de modo vil”. Evidentemente los peloteros no lo sintieron así y al contrario, se vieron aupados por el público cubano presente.

Cepeda también reiteró que la selección cubana lo que necesita son cambios y mejor preparación para los torneos internacionales.

“Lo primero es que no pasó lo que todos esperábamos, primero nosotros y después la afición. No lograr ese objetivo es lo más importante, que nos obliga a trabajar en todos los fallos de siempre, incluyendo el hecho de que hay que prepararse más. Este fue un evento súper difícil donde van a quedar eliminados casi todos, no solamente Cuba. Nosotros tenemos una afición más exigente posiblemente la mayor de toda América Latina. Tenemos que tener la mente fría y tratar de mejorar para conseguir la victoria. Es verdad que hace mucho rato que no se gana y por eso hay que seguir trabajando”, expresó.

A sus 41 años, el espirituano aseguró que no piensa retirarse y que seguirá jugando para fanáticos y contrarios.

“Yo voy a seguir jugando y preparándome, y no considero que haya estado mal, pues yo me sentía bien desde la preparación. Las decisiones las toman las direcciones y yo hago la parte que me toca dentro y fuera de Cuba. Hasta que la salud me lo permita voy a seguir jugando y aportando, con la gente que me aplaudirá y los que estarán en contra mía”, concluyó.