Andy Rodríguez, pitcher de Industriales, también habría abandonado delegación cubana

De confirmarse el abandono de Rodríguez, la Federación Cubana de Béisbol tendría que pagar una multa a su contraparte japonesa por el incumplimiento de contrato del pelotero
Andy Rodríguez. Foto: Cubadebate
 

Reproduce este artículo

El lanzador de Industriales Andy Rodríguez habría abandonado este viernes el equipo cubano de béisbol que participó en el preolímpico dirimido en la Florida, con lo cual sería el tercer atleta y el cuarto miembro de la delegación que deserta para quedarse definitivamente en suelo estadounidense.

Según reportó Swing Completo, fuentes cercanas a la selección cubana confirmaron que desde la víspera se perdió contacto con el cerrador capitalino, quien debía viajar en las próximas horas a Japón para retomar su participación en las ligas menores de ese país asiático.

“Parte de la directiva del club de los Halcones de Softbank intentaron contactar de forma infructuosa con Andy desde la jornada de ayer para ultimar una serie de detalles importantes del regreso del joven lanzador habanero, y al no tener contacto con él acudieron a otros peloteros que se encuentran en Florida”, detalló el referido medio.

Sin embargo, agregó, ninguno de los compañeros de equipo contactados pudo establecer comunicación con Rodríguez, quien es calificado como uno de los principales prospectos del béisbol cubano y uno de los pocos miembros de la selección cubana que asistió a la Florida con potencial para jugar en las Grandes Ligas.

Previamente habían desertado el lanzador granmense Lázaro Blanco; el psicólogo del equipo, Jorge Sile Figueroa; y el infilder César Prieto. Este último, líder de bateo de la última Serie Nacional de Béisbol en Cuba, abandonó la comitiva al poco tiempo del arribo de ésta a Miami.

De confirmarse el abandono de Rodríguez, la Federación Cubana de Béisbol tendría que pagar una multa a su contraparte japonesa por el incumplimiento de contrato del pelotero. Asimismo, éste podría ser invalidado y estar impedido de firmar nuevos contratos por un tiempo, aunque no tan largo como para tronchar su potencial carrera en Estados Unidos, dada su juventud.