Cubanos no jugarán en la LMB cancelada por COVID-19
Los dueños de los equipos decidieron cancelar la temporada ante la decisión de las autoridades sanitarias de que todas las ligas profesionales en el país se tenían que realizar sin público
Cubanos no jugarán en la LMB cancelada por COVID-19

Los más de una docena de peloteros cubanos contratados por la Liga Mexicana de Béisbol (LMB) se quedaron con las ganas de trabajar en la temporada 2020 al cancelarse el circuito veraniego por el coronavirus.

En el grupo de jugadores de la isla, siete actuarían a través del convenio suscrito con la Federación Cubana: Roel Santos, Raico Santos, César Prieto, Lázaro Blanco, Carlos Juan Viera, Andy Rodríguez, y Yoanni Yera.

Por primera vez en 95 años se suspende el campeonato mexicano. Queda la esperanza de la Liga Mexicana del Pacífico, el certamen invernal que debe iniciar sus acciones de 2020-21 a partir de octubre.

La Liga Mexicana de verano cuenta con 16 equipos, en dos divisiones, Norte y Sur, y en varios de sus estadios el promedio de público ronda los 10 000 aficionados por juego.

Los dueños de los equipos decidieron cancelar la temporada ante la decisión de las autoridades sanitarias de que todas las ligas profesionales en el país se tenían que realizar sin público.

Para los equipos de béisbol en México, a diferencia de la Liga de Fútbol MX  cuyo principal ingreso le llega a través de los contratos televisivos, la taquilla le representa su primordial fuente vinculada al  consumo de bebidas y alimentos.

En su comunicado de prensa la LMB dijo que acordó la suspensión del certamen tras múltiples reuniones con las autoridades sanitarias federales, con  los Gobiernos Estatales y con Minor League Baseball (MiLB) a la que está afiliada así como los 16 dueños de equipos.

Consideró que a la fecha no se estima existan las condiciones que garanticen la integridad de los aficionados, jugadores, miembros de los cuerpos técnicos, umpires y la plantilla de colaboradores.

La LMB afirmó como primera acción “brindar apoyo económico a los peloteros, así como, al cuerpo de umpires.”

No está claro en el caso de los beisbolistas cubanos contratados a través del Inder y de la Confederación Mundial de Béisbol y Softbol (WBSC) si recibirían algún monto y cuál cantidad.

El pasado 14 de marzo la LMB informó que el Día Inaugural se postergaría del 6 de abril al 11 de mayo, sin embargo, la intención se frustró con el empeoramiento de los brotes de la pandemia.

La última esperanza de jugar con público en las gradas llevó al organismo a presentar el 28 de mayo un plan de 48 juegos que se tenía programado para iniciar el 7 de agosto, pero la COVID-19 no perdonó.

Se estima que varios clubes dependen en más del 60 % de la taquilla y las compras en los estadios. La próxima Serie del Caribe, con los campeones del circuito invernal, se debe jugar en Mazatlán, México, del 31 de enero al seis de febrero.

A la cancelación del torneo de la LMB, podría seguirle la del Campeonato Mundial sub-15 y de la Copa Mundial femenina, ambos con sede en Tijuana entre octubre y noviembre, y con participación cubana.

Esta semana la WBSC anunció la postergación del Mundial sub-23 que debía disputarse a partir del 30 de septiembre en Sonora y Sinaloa.

Aunque el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador reitera que tiene la enfermedad bajo control, hasta el jueves en la mañana las estadísticas registran más de 232 000 contagios y 28 510  muertes por coronavirus