Venezuela: Colapso en hospitales ante incremento de casos de Covid-19

La mayoría de los hospitales públicos en Venezuela están colapsados ante el incremento de casos positivos a la Covid-19
En Venezuela han fallecido por Covid-19: 430 miembros del personal de salud. Foto tomada de AméricaTevé
 

Reproduce este artículo

La mayoría de los hospitales públicos en Venezuela están colapsados ante el incremento de casos positivos a la Covid-19, según un reporte de AméricaTevé. A pesar de la cuarentena radical impuesta en el país por el régimen de Nicolás Maduro, en las últimas horas se reportaron 1,425 nuevos contagios y 16 fallecidos.

La crítica situación en la nación caribeña se agrava con la falta aún de un plan de vacunación. El régimen rechazó el acceso de 2.4 millones de vacunas de Astrazeneca, que había aprobado para el país Covax, una alianza impulsada la Organización Mundial de la Salud y otras entidades internacionales para intentar garantizar el acceso equitativo de estos fármacos.

Desde finales de marzo la oposición venezolana advierte sobre el "colapso inminente" de los centros hospitalarios. El exdiputado José Manuel Olivares, nombrado por Juan Guaidó comisionado para la Emergencia en Salud y Atención sanitaria a los migrantes, denunció que el país a nivel nacional cuenta solamente con 140 camas en las Unidades de Cuidados Intensivos.

Según indicó el exparlamentario, que Caracas -el mayor núcleo poblacional del país- y el estado de Miranda, solo cuentan con 33 respiradores mecánicos operativos. En Caracas se concentra actualmente el mayor número de infectados.

Olivares también que a menos de un 30 % de los más de 349.000 pacientes que presentaron síntomas de infección respiratoria aguda, contabilizados entre enero y febrero, se les realizó prueba PCR.

"Estamos enfrentando una epidemia de la cual no sabemos las dimensiones ni la gravedad real, porque a Nicolás Maduro nunca le ha importado la vida de la gente, sino aparentar que tiene el control", indicó.

De acuerdo a las cifras oficiales reportadas por el régimen madurista desde el inicio de la pandemia en Venezuela, se han contagiado por el nuevo coronavirus en el país 153.315 personas y han fallecido 1.521.

En Venezuela han fallecido por Covid-19: 430 miembros del personal de salud. Recientemente estudiantes de medicina protestaron en Caracas, a las afueras de uno de los principales hospitales, para exigir que sean inmunizados los trabajadores de este sector.

Chavistas se acercaron al lugar de la manifestación y exigían que se retiraran los objetos que representaban los cuerpos de fallecidos.

Centro Nacional de Bioética advierte riesgos de utilizar candidatos vacunales de Cuba

 

El Centro Nacional de Bioética de Venezuela (Cenabi) se sumó a la Academia de Medicina, al advertir los “grandes riesgos” de utilizar candidatos a vacunas provenientes de Cuba, que no han sido debidamente probados, aunque Nicolás Maduro anuncia la llegada de 60 mil dosis en abril.

El próximo mes, comenzarán en Venezuela los ensayos experimentales de Soberana 02 y Abdala, candidatas a vacunas producidas por el régimen de la isla, y promovidas como si ya estuviesen autorizadas. Mientras en Cuba, esta semana el régimen apretó el paso para testear de manera masiva sus fármacos y certificarlos.

Indicó el Cenabi en un comunicado que “la infraestructura tecnológica de ese país [Cuba] se encuentra actualmente obsoleta y no existe información confiable sobre los resultados de las fases de prueba 1 y 2, que demuestren la capacidad inmunogénica del producto. La fase 3 a la que se pretende incorporar a nuestro país, busca evaluar la eficacia y seguridad del producto y supone la administración de placebo (un sustituto inerte del 'candidato a vacuna') en cerca de la mitad de las personas incluidas en el estudio”.

Según la institución de ética médica, quien participe en el experimento, “se enfrenta a grandes riesgos e incertidumbres, como: si el producto es efectivo, si le causará algún daño, si le correspondió el placebo, por lo que participar deber ser un acto voluntario y libre y el sujeto debe dar su autorización, firmando un documento de Consentimiento Informado”.

También señala que “debe existir un protocolo de investigación que contenga el basamento científico del producto, los procedimientos y estrategias que se utilizarán para su planificación y el compromiso de atención y reparación ante posibles daños que sufran los participantes”.