Régimen de Maduro detiene a personal médico en medio de la pandemia de Covid-19
Las fuerzas policiales del régimen de Maduro han detenido a varios médicos por publicar críticas al Gobierno en redes sociales
Médicos venezolanos. Foto: Internet
 

En Venezuela, publicar un simple mensaje en una red social para plantear alguna crítica sobre alguna negligencia médica sucedida en alguno de los hospitales del país, puede conllevar cargos penales de “traición a la patria” y la persona puede terminar en la cárcel.

El portal venezolano El Pitazo hizo un recuento este martes de los varios casos en que el régimen de Nicolás Maduro ha apresado o intimidado a personal sanitario que ha criticado en WhatsApp alguna irregularidad cometida en centros hospitalarios nacionales, en el marco de la pandemia del coronavirus.

Los arrestos o amenazas han incluido a médicos e incluso a una bioanalista, entre otros, dijo El Pitazo.

El más reciente caso es del 7 de junio en el estado Lara y ocurrió porque el residente Ángel Silva, del Hospital Central Universitario Antonio María Pineda, no obedeció las ordenes de agentes policiales de atender a un reo.

Por esa razón lo sacaron de Emergencias a golpes, esposado y amenazándolo con llevárselo detenido, detalló el reporte.

 

René Rivas, presidente del Colegio de Médicos del estado Lara, informó a través de un video que los trabajadores del centro de salud impidieron que apresaran al residente.

Las detenciones y acoso contra personal médico comenzaron desde el arranque de la cuarentena, el 16 de marzo, añadió el informe.

El 15 de abril el ginecólogo Luis Araya, médico adjunto del Hospital Pastor Oropeza Riera de Carora, estado Lara, fue detenido en su consultorio privado por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar sin una orden judicial.

La razón: publicar una crítica a un representante del gabinete de Nicolás Maduro en un estado de WhatsApp.

Por razones similares fue detenida el 4 de abril la bionalista Andrea Sayago, de 30 años de edad, por agentes de la Brigada de Inteligencia de la policía estatal. El pecado: compartir una imagen de una orden para realizar pruebas de detección de coronavirus en un estado de WhatsApp.

 

 

A la Dra. Sayago se le otorgó el arresto domiciliario luego de pasar 48 horas detenida en la sede de la referida brigada del estado Trujillo y ser acusada, entre otras cosas, por traición a la patria e instigación al odio.

Sayago trabajaba en el laboratorio del Hospital Universitario Dr. Pedro Emilio Carrillo, el centro de salud centinela por la pandemia del COVID-19, y fue señalada directamente por la presidenta de la Fundación Trujillana de la Salud (Fundasalud), Jacquelin Peñaloza, de haber cometido un delito que ameritaba una sanción y un hecho de “miseria humana”.

Andreína de Los Ángeles Urdaneta Martínez, una residente del hospital de Cabimas, en el estado Zulia, fue detenida por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas el 26 de mayo por publicar en WhatsApp una imagen en contra de Nicolás Maduro.

La profesional de la salud sigue privada de su libertad, pues el Tribunal Primero de Control de Cabimas la culpó por los delitos de incitación al odio y ofensa al presidente. La decisión del tribunal ocurrió durante una audiencia de presentación realizada este 2 de junio, concluyó El Pitazo.