Líder demócrata plantea dudas sobre el posible éxito de la reforma migratoria de Biden

Ante el aumento de menores migrantes a la frontera de Estados Unidos, un líder demócrata planteó ciertas dudas sobre la reforma migratoria de Biden.
Líder demócrata duda de reforma migratoria
 

Reproduce este artículo

Un líder demócrata del Senado de EEUU planteó fuertes dudas el lunes sobre sus posibilidades de éxito que tiene la reforma migratoria del presidente Joe Biden en ayudar a millones de inmigrantes, informaron medios locales.

Los comentarios del senador demócrata, Dick Durbin, y de su colega republicano, Lindsey Graham, dejan entrever que la inmigración sigue siendo un problema complejo para que los dos partidos puedan corregirlo, incluso con Donald Trump ya fuera de la Casa Blanca.

Graham es un alto senador republicano que ha sido fundamental en intentos pasados para lograr un acuerdo bipartidista en torno al tema.

Las exigencias republicanas de hacer frente al incremento en el número de niños y familias que llegan a la frontera con México, más la falta de respaldo tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, hacen improbable que se apruebe un proyecto de ley de amplio alcance, dijo ante reporteros Durbin, el segundo demócrata de mayor rango en el Senado.

En la misma conversación, Durbin aseguró que la insistencia de Graham en hacer frente al flujo de inmigrantes en la frontera dificultará manejar incluso propuestas de inmigración individuales y muy populares. Entre ellas estaría el forjar una ruta a la naturalización entre los llamados Dreamers (residentes de Estados Unidos traídos ilegalmente al país cuando eran niños).

“Cuando empezamos a meternos en las otras áreas, se pone mucho más complicado. Él lo sabe”, dijo Durbin refiriéndose a Graham. El demócrata agregó que “desearía que pudiéramos mover una pieza a la vez, pero no creo que eso esté en la baraja”.

Graham señaló que los problemas en la frontera hacen que sea “mucho más difícil” alcanzar un acuerdo, y no cree que este año se logrará concretar una ley de amplio alcance.

“Va a ser realmente difícil armar un proyecto de ley bipartidista sobre cualquier cosa que tenga un componente de legalización hasta que se logre detener el flujo”, afirmó.

La reforma migratoria de Joe Biden tiene planeado incluir un camino a la ciudadanía con ocho años de residencia para aproximadamente 11 millones de personas que viven en Estados Unidos sin estatus legal.

También desea reducir los largos tiempos de espera para obtener algunas visas, mejorar la tecnología de vigilancia fronteriza y ayudar a los países centroamericanos con la esperanza de disminuir la necesidad de la gente de salir de ellos.

La llegada de migrantes y refugiados a EE.UU. se ha disparado en los últimos meses, ya que muchos ven a Biden como una figura más compasiva que su antecesor, Donald Trump (2017-2021), circunstancia que además han usado las redes de tráfico de personas para hacer negocio.

Según cifras publicadas el lunes por The New York Times, 3.250 menores migrantes fueron detenidos en las últimas dos semanas en la frontera y están siendo detenidos en unos centros de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) que están diseñados para albergar adultos, no niños.

 

“Esta crisis es creada por las políticas presidenciales de este nuevo gobierno”, dijo el republicano Kevin McCarthy, líder de la minoría en la Cámara de Representantes, el lunes mientras encabezaba una amplia delegación de su partido a El Paso, Texas. “No hay otra forma de atribuir sino a Biden, una crisis fronteriza creada por él”.

En sus primeras semanas, el gobierno de Biden ha estado buscando formas de hacer menos rigurosas las duras políticas migratorias de Trump, las cuales incluían separar a niños de sus familias cuando ingresaban ilegalmente a Estados Unidos para tratar de desalentar dicha práctica.

El nuevo gobierno está deteniendo temporalmente a niños y familias, en su mayoría provenientes de Centroamérica, durante varios días. En general, luego se les permite ingresar a Estados Unidos mientras las autoridades evalúan sus solicitudes de asilo o examinan si tienen otro derecho legal para permanecer en el país.