Policías y bomberos son vitoreados en Miami por su labor durante la pandemia
Centenares de personas vitorearon este miércoles a los policías y bomberos que desfilaron con sus vehículos por una zona del centro de Miami como una muestra de agradecimiento por su labor durante la pandemia del COVID-19.
Bomberos vitoreados

Centenares de personas vitorearon este miércoles a los policías y bomberos que desfilaron con sus vehículos por una zona del centro de Miami como una muestra de agradecimiento por su labor durante la pandemia del COVID-19.

Motoristas, vehículos de patrulla e incluso camiones de bomberos desfilaron a lo largo de la ciudad haciendo sonar sus sirenas mientras desde la acera la población grababa y los aplaudía refugiados tras sus mascarillas protectoras.

"Es importante resaltar el trabajo de los agentes. Al fin y al cabo han sido uno de los grupos que más expuestos han estado a la pandemia y continúan realizando su deber pese a todo. Por eso estoy aquí hoy", dijo a EFE la cubana Liliana Acosta mientras veía cómo las fuerzas de seguridad desfilaban.

Muchos otros optaron por demostrar su reconocimiento de forma más cauta y se asomaron a los balcones de sus respectivos edificios e hicieron sonar objetos mientras la caravana de una treintena de vehículos atravesó la Avenida Brickell, una de las arterias principales de la ciudad.

El desfile comenzó minutos antes de las 13:00 horas en Brickell y se alargó aproximadamente media hora durante la que pudieron recorrer unos ocho kilómetros hasta llegar al Hospital Jackson Memorial.

Allí, trabajadores sanitarios y particulares se congregaron sin respetar el distanciamiento social mientras los aplaudían entusiasmados durante los minutos que duró la comitiva.

Momentos después de que el último vehículo atravesara la calle, la población retornó a sus respectivos quehaceres.

El mismo día la ciudad de Miami entró en la "fase uno A" para la reactivación de la economía de forma escalonada, que permite la reapertura de las tiendas al pormenor de ropa y productos similares siempre y cuando cumplan con una serie de restricciones.

Al igual que este tipo de negocios, los parques también están abiertos, aunque las zonas para realizar ejercicio, picnic o las pistas de baloncesto y voleibol se mantienen cerradas al público.

Los miamenses deberán esperar hasta la fase uno B para poder visitar los restaurantes, que se mantendrán cerrados al público (salvo para recogida o reparto a domicilio) hasta el miércoles de la semana próxima.

 

En total el condado de Miami-Dade suma 16.522 casos de coronavirus detectados, de los cuales 614 han sido fatales, según las últimas cifras del Departamento de Salud de Florida.

Estos datos siguen posicionando esta área como la más afectada del estado, junto con los condados de Broward y West Palm Beach que se mantienen desde el principio de la pandemia como el foco de infecciones por el virus.

Estados Unidos registra ya más de 1,5 millones de casos confirmados de COVID-19 y unos 92 000 fallecimientos, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.