Florida sumó casi 120 000 casos de coronavirus en el último mes
Los expertos señalan que si no se logra frenar el avance de la pandemia de coronavirus, se podría llegar a una crisis hospitalaria en los lugares donde están los principales focos de la enfermedad, especialmente en Miami-Dade.
Coronavirus en Florida

Los casos nuevos diarios de COVID-19 confirmados en Florida totalizaron este viernes 9488, cifra por debajo del récord de 10 109 del jueves, pero en la misma línea de las dos últimas semanas, en las que la enfermedad ha repuntado de manera alarmante, especialmente en el sur del estado.

Los casos acumulados desde el 1 de marzo se elevan ahora a 178 594 y el número de personas fallecidas a 3684, con 67 decesos en las últimas 24 horas, de acuerdo con el Departamento de Salud. 

Hace exactamente un mes, el 3 de junio, cuando el estado se preparaba para entrar en la fase dos de la reapertura, los casos nuevos diarios fueron 1 317, el total acumulado estaba en 58 764 y las muertes desde el 1 de marzo hasta ese día sumaban 2566.

Eso significa que en un mes la cuenta de casos de COVID-19 en Florida ha crecido en 119 830.

En las dos últimas semanas el COVID-19 ha avanzado de manera imparable en Florida. Los dos días con más casos han sido el 2 de julio (10 109) y el sábado 27 de junio (9585).

Los expertos señalan que las próximas dos semanas serán críticas en la lucha contra el nuevo coronavirus en Florida. Si no se logra frenar el avance, se podría llegar a una crisis hospitalaria en los lugares donde están los principales focos de la enfermedad, especialmente el condado de Miami-Dade, que llegó este viernes a los 41 753 casos, con 1488 nuevos.

Según la web de la Universidad Johns Hopkins, Miami-Dade es el noveno condado con más casos de COVID-19 en todo Estados Unidos y el decimonoveno en número de muertes (a día de hoy 1034).

El alcalde del condado, Carlos Giménez, ha tomado medidas como hacer obligatorio el uso de mascarillas en lugares públicos cerrados y al aire libre y ha vuelto a imponer el toque de queda nocturno que estuvo vigente durante la etapa de confinamiento.

 

Además, ha cerrado las playas durante el fin de semana largo del 4 de Julio, Día de la Independencia de EE. UU., y ha acortado los horarios de los lugares de diversión para evitar aglomeraciones de personas sin guardar las medidas de distancia física recomendadas.

En un mensaje dirigido este viernes a la población a través de las redes sociales, Giménez destacó la importancia de que “cada uno se proteja para proteger a los demás” y recordó que el derecho a la vida es uno de los principios que inspiraron el nacimiento de EE. UU. como nación, junto a la libertad y la búsqueda de la felicidad.

“No hay nada más patriótico” que protegerse con una mascarilla y mantener la distancia de seguridad, porque así estás “protegiendo el derecho a la vida”, subrayó.

Otros condados y ciudades, no solo del sur del estado, también en el suroeste y el centro, que son las zonas donde están los otros focos, han adoptado medidas semejantes, pero a nivel estatal la única decisión hasta ahora ha sido prohibir la venta de bebidas alcohólicas en los bares.