Florida sigue avanzando en control de pandemia y registra su cifra más baja de fallecidos por COVID-19 desde junio
El estado registró su cifra más baja de fallecidos por COVID-19 desde el 12 de junio al reportar 14 decesos adicionales
El estado registró su cifra más baja de fallecidos por COVID-19 desde junio
 

El sureño estado estadounidense de Florida sigue avanzando en el control de la pandemia de coronavirus y este domingo 30 de agosto registró su cifra más baja de fallecidos por COVID-19 desde el 12 de junio al reportar 14 decesos adicionales.

Con el nuevo incremento, las muertes en el estado del sol por la enfermedad pandémica ascendieron a 11 263, entre ellas 144 de personas no residentes en el estado, mientras que el total acumulado de casos se situó en 621 586 luego de que el Departamento de Salud reportase 2 583 nuevos positivos en las últimas 24 horas.

Las autoridades sanitarias reportaron los resultados de 60 074 pruebas, lo que arroja una tasa de positividad del 5,14 por ciento, superior a la del día precedente (4,97), pero aún bastante por debajo del 10 por ciento que recomiendan los expertos para emprender medidas de desconfinamiento y reapertura económica gradual. 

Con la cifra de este domingo, ya son dos las semanas en las que el estado del sol se ha mantenido con una positividad inferior al máximo recomendado. Asimismo, los positivos confirmados en la jornada sitúan el promedio de casos diarios de la semana que termina en 3 002, bastante alejado de las cifras de cinco dígitos de semanas precedentes.

De seguir las buenas señales, los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach podrían entrar pronto en la Fase 2 de la reapertura económica del estado. Son los únicos que no lo han hecho por concentrar la mayoría de los casos, pero el gobernador Ron DeSantis, en declaraciones recogidas por Telemundo, indicó el pasado miércoles que podría autorizar que lo hagan pronto si sigue habiendo señales positivas.

Miami-Dade tiene un acumulado de 156 559 casos, Broward de 70 950 y Palm Beach de 41 865. Entre los tres suman poco más del 43 por ciento de los floridanos contagiados por la cepa viral, lo que hace que marchen a la zaga del resto de los condados en lo que a recuperación pos COVID-19 se refiere.