Compañías de cruceros han “engañado” a Cayo Hueso (Florida) sobre beneficios de esa industria
La industria de cruceros ha engañado a los residentes de Cayo Hueso (Florida, EE.UU.) acerca de cuánto representan para la economía de esa isla cercana a Cuba, según un estudio
Crucero de Carnival. Foto: EFE
 

Reproduce este artículo

La industria de cruceros ha engañado a los residentes de Cayo Hueso (Florida, EE.UU.) acerca de cuánto representan para la economía de esa isla cercana a Cuba, según un estudio divulgado pocos días antes de que se voten tres plebiscitos que buscan poner en cintura el impacto ambiental de esos barcos turísticos.

"Los pasajeros y la tripulación de los cruceros representan bastante menos del 10 % del gasto total de los turistas en Cayo Hueso, mientras que los visitantes terrestres representan más del 90 %", destaca el grupo de defensa ambiental Stand.earth en su informe.

Resalta además que el panorama es similar en el Caribe en su conjunto: en 2015, los visitantes que se quedaron allí generaron 12,5 veces más que los pasajeros de cruceros (27.600 millones de dólares en comparación con 2.400 millones).

"Las afirmaciones engañosas de la industria de los cruceros son vergonzosas", dijo Kendra Ulrich, directiva de Stand.earth.

El informe "La economía del turismo de cruceros en Cayo Hueso: detrás del velo de propaganda de la industria de cruceros", destaca que esa isla que hace parte de los Cayos de Florida debería promover el turismo de estadía para maximizar sus ingresos.

"Los turistas que se quedan en Cayo Hueso y otros puertos gastan mucho más por día y por visita que los turistas de crucero", destaca Stand.earth.

En 13 días los habitantes de Cayo Hueso podrán pronunciare en las urnas sobre tres propuestas para limitar a 1.500 los pasajeros diarios que desembarquen, prohibir el desembarco de cruceros con capacidad para 1.300 o más personas y dar prioridad a navieras con los mejores registros ambientales y sanitarios.

Los plebiscitos destacan, entre otros, que más del 85 % de los cruceros que ingresaron a aguas estadounidenses después del 1 de marzo llevaron la COVID-19 y que Cayo Hueso tiene solo un hospital y siete camas de UCI.

Recuerdan además que en 2016 Carnival recibió una multa de 40 millones de dólares por verter plásticos y vertidos aceitosos en las aguas del océano y en 2019 fue multada con 20 millones de dólares más por violar los términos de su libertad condicional.

"En lugar de subsidiar la industria de cruceros, Cayo Hueso haría bien en limitar el turismo de cruceros a gran escala y de bajo valor e invertir en la expansión de su lucrativa industria del turismo nocturno", manifestó Ulrich.

 

Pasajeros de crucero no regresan

El estudio de Stand.earth precisa que Cayo Hueso "ocupa el último lugar en el gasto de pasajeros en tierra en comparación con otros puertos del Caribe y Estados Unidos".

Asegura que no hay evidencia que sustente que los pasajeros de los cruceros por el Caribe se "convierten" en visitantes de estadía a largo plazo y de mayor valor en Cayo Hueso o el Caribe.

Agrega que es mucho más probable que estos pasajeros tomen sus próximas vacaciones en otro crucero.

Por otro lado subraya que las tarifas de atraque, desembarque y seguridad pagadas a la ciudad de Cayo Hueso no cubren por completo los gastos asociados con la operación de los puertos de cruceros, y el saldo es subsidiado por los contribuyentes.

Manifiesta que a eso se suma que los operadores turísticos y las tiendas minoristas de islote deben pagar una comisión considerable para hacer negocios con las líneas de cruceros.

"Se estima que los puertos de todo el Caribe pierden cerca de 275 millones de dólares al año en ingresos por ventas que, en cambio, van como comisiones a las líneas de cruceros", precisa.

"La gente de Cayo Hueso merece saber la verdad", manifestó Ulrich.