Compañía noruega de cruceros anunció que La Habana será su nueva base en el Caribe
Fred Olsen Cruise Lines tiene su sede en el Reino Unido y es la empresa que opera el crucero Braemar, que La Habana aceptó a pesar de tener casos de coronavirus
El Braemar en un viaje por el Caribe
 

Reproduce este artículo

El puerto de La Habana se convertirá en la base de cruceros de la compañía noruega Fred Olsenen para operaciones en el Caribe a partir de la próxima temporada (2021), informó la empresa en un comunicado.

Actualmente la línea de cruceros está relanzando sus itinerarios en el Caribe, centrándose en dos tipos de experiencia: una dirigida a los turistas que buscan recuperar energías con un poco de sol en pleno invierno, y otra a los que pretenden empaparse de la historia y cultura del destino. 

El director de servicio al cliente de Fred Olsen Cruise Lines, Clare Ward, hizo énfasis en destinos en el Caribe Oriental, como St Kitss y St Maarten, que “proporcionan el lugar perfecto para recargar pilas y disfrutar de la vida tranquila, mientras huyen del frío en casa”.

“Los huéspedes pueden visitar asombrosas cataratas y playas en Santa Lucía, hacer un tour en un animado catamarán en Granada y satisfacer sus conocimientos de Bob Marley en Port Royal, Jamaica”, precisó el ejecutivo.

Ward subrayó la importancia de tener a La Habana como puerto base, dado que permite a la compañía “mostrar el Caribe en todo su esplendor”, por la excelente ubicación geográfica de su bahía.


“También podemos ofrecer extensiones en La Habana, para que nuestros pasajeros tengan tiempo de disfrutar esta vibrante ciudad, con salidas de puerto por la noche o pernoctaciones cuando sea posible. La Habana siempre ha generado satisfacción entre nuestros clientes, así que es estupendo ofrecerles más oportunidades para conocerla”, aseguró. 

Fred Olsen Cruise Lines tiene su sede en el Reino Unido y es propiedad noruega. Con más de 170 años de historia, opera barcos de menos de 1500 pasajeros.

Entre los cruceros que opera está el MS Braemar, que tras presentar en su tripulación varios casos de Covid-19 a mediados de marzo, atracó y fue evacuado desde Cuba, en una operación que el Gobierno de la Isla ofreció al mundo como un ejemplo de “práctica humanista”, aunque nunca dio a conocer el monto que cobró por la operación.

En 2019, el Gobierno de Donald Trump prohibió los viajes de cruceros, yates y aviones privados a la Isla, además de las visitas de estadounidenses que no se acojan a las 12 categorías de viajes aprobadas, como una medida de presión para limitar la entrada de ingresos a las arcas del Gobierno cubano.