Alcalde de Miami distribuye mascarillas en uno de los barrios más afectados por la COVID-19
"¡Hoy fuimos a uno de los focos de la COVID-19 en Miami, en el vecindario de Allapattah, para distribuir aproximadamente 10 000 máscaras!", escribió Francis Suárez en Twitter.
Francis Suárez, alcalde de Miami

Este martes, tras anunciar que Miami exigiría el uso de máscaras faciales para frenar los contagios por COVID-19, el alcalde de la ciudad, Francis Suárez, visitó el barrio de Allapattah para repartir miles de mascarillas a sus habitantes.

“¡Hoy fuimos a uno de los focos de la COVID-19 en Miami, en el vecindario de Allapattah, para distribuir aproximadamente 10 000 máscaras! Gracias a todos los que vinieron por demostrar que están dispuestos a hacer lo que sea necesario para frenar la propagación del coronavirus”, escribió el alcalde en su cuenta de Twitter.

Según Suárez, las mascarillas que entregó forman parte de un módulo de 50 000, donadas por el multimillonario Norman Braman para ayudar a los más necesitados de Miami.

“Vamos a entregarlas a los dueños de negocios y residentes en este código postal porque es uno de los más vulnerables”, precisó Suárez, según el canal Local News.

La última orden del alcalde obliga a los residentes y visitantes a usar mascarillas en todo momento cuando se encuentren en Miami, salvo cuando se encuentren en restaurantes y al hacer ejercicios. Al menos una docena de otras ciudades en el condado de Miami-Dade planean implementar la misma medida.

Por su parte, cualquier persona atrapada en violación de la medida podría recibir una advertencia, una multa o incluso podría enfrentar cargos menores, dijo Suárez.

“Es difícil romper los hábitos... solo hemos estado pasando por esto (pandemia de coronavirus) durante unos meses. Incluso para mí es complicado: la gente está tratando de abrazarme, de darme la mano”, aseguró el alcalde de Miami.

No obstante, Suárez estuvo involucrado en una polémica, después que el canal de noticias Univisión 23 difundiera fotos suyas en el restaurante Swam sin usar mascarilla ni respetar las normas de distanciamiento físico.

Este miércoles la pandemia de COVID-19 registró un nuevo récord en Florida, con 5508 nuevos casos en solo 24 horas, que ponen la cuenta acumulada de contagios en 109 014 mientras la reapertura de la actividad económica del estado está en fase avanzada.

El número de contagiados prácticamente se duplicó respecto al día interior, cuando se contabilizaron hasta 3286 nuevo casos.

Las muertes por el virus aumentaron en 43 en toda Florida y suman ya 3281 desde el 1 de marzo, fecha en la que oficialmente comenzó la pandemia en este estado que en la actualidad se ha convertido en uno de los focos candentes de la enfermedad en EE. UU.

Los condados sureños de Miami-Dade, Broward y Palm Beach continúan siendo los epicentros en el llamado “estado del sol”, aunque en otros lugares también se han dado varios repuntes en el número de casos detectados durante las últimas semanas.