Enfermedad inflamatoria intestinal (EII)

Lee a continuación sobre la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), sus causas, factores, síntomas y más.
Enfermedad inflamatoria intestinal (EII)
 

Reproduce este artículo

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) representa un grupo de trastornos intestinales que provocan una inflamación prolongada del tracto digestivo. El tracto digestivo comprende la boca, el esófago, el estómago, el intestino delgado y el intestino grueso y es responsable de descomponer los alimentos, extraer los nutrientes y eliminar cualquier material inutilizable y productos de desecho.

Las dos enfermedades más comunes de EII son la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. La enfermedad de Crohn puede causar inflamación en cualquier parte del tracto digestivo, sin embargo, afecta principalmente a la cola del intestino delgado. La colitis ulcerosa implica la inflamación del intestino grueso.

CAUSAS DE LA ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL

Se desconoce la causa exacta de esta enfermedad, sin embargo, la genética y los problemas del sistema inmunológico se han asociado con la EII.

  • Genética: Se tienen más probabilidades de desarrollar EII si tiene algún familiar (como un hermano o un padre) con la enfermedad. Por eso los investigadores creen que la EII puede tener un componente genético.

  • Sistema inmune: El sistema inmunológico defiende al cuerpo de los patógenos, que son organismos que causan enfermedades e infecciones. A  medida que el cuerpo intenta combatir a los invasores, el tracto digestivo se inflama. Cuando la infección desaparece, la inflamación desaparece. Sin embargo, en personas con EII, la inflamación del tracto digestivo puede ocurrir incluso cuando no hay infección.

FACTORES DE RIESGO

Los mayores factores de riesgo para desarrollar la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa incluyen:

  1. Fumar: agrava el dolor y aumenta el riesgo de complicaciones

  2. Etnicidad: ciertos grupos étnicos como los caucásicos y los judíos asquenazíes tienen un mayor riesgo

  3. Edad: en la mayoría de los casos comienza antes de los 35 años

  4. Historia familiar: personas que tienen familiares con EII tienen mayor riesgo de desarrollarla

  5. Región geográfica: personas que viven en áreas urbanas y países industrializados tienen un mayor riesgo de contraer EII, ya que tienden a comer más grasas y alimentos procesados

  6. Género: la colitis ulcerosa es más común entre los hombres, mientras que la enfermedad de Crohn es más común entre las mujeres

SÍNTOMAS DE LA ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL

Los síntomas varían según la ubicación y la gravedad de la inflamación, pero pueden incluir:

  • Diarrea que puede ser sanguinolenta

  • Úlceras sangrantes

  • Dolor de estómago, calambres e hinchazón

  • Pérdida de peso y anemia

  • Fiebre y pérdida de apetito

  • Úlceras bucales

  • Úlceras y fisuras alrededor del área genital o del ano

  • Inflamación ocular

  • Trastornos de la piel, como erupciones

  • Dolor en las articulaciones

¿CÓMO PREVENIR LA ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL?

Las causas hereditarias de la EII no se pueden prevenir. Sin embargo, es posible reducir el riesgo de desarrollar EII o prevenir una recaída comiendo alimentos saludables, haciendo ejercicio regularmente, bebiendo muchos líquidos o dejando de fumar. Hay formas de controlar la enfermedad y seguir llevando un estilo de vida activo y saludable.

Puede ser tratada con medicamentos, a través de una cirugía, cambios en el estilo de vida para controlar los síntomas y prevenir los brotes, y cambios en los hábitos alimenticios para controlar los síntomas durante los brotes. 

POSIBLES COMPLICACIONES

La colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn tienen algunas complicaciones comunes y otras que son específicas de cada una. Algunas de las complicaciones que son comunes a ambos trastornos son:

Cáncer de colon: si tiene colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn que afecta la mayor parte del colon, aumenta el riesgo de tener cáncer de colon. Los exámenes de detección del cáncer, en general, comienzan aproximadamente de ocho a diez años después de realizado el diagnóstico. 

Inflamación de la piel, los ojos y las articulaciones: durante los recrudecimientos de la enfermedad intestinal inflamatoria, pueden aparecer ciertos trastornos, como por ejemplo artritis, lesiones de la piel e inflamación de los ojos (uveitis).

Efectos secundarios de los medicamentos: ciertos medicamentos para la enfermedad intestinal inflamatoria se asocian con un pequeño riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer. Los corticosteroides pueden asociarse con un cierto riesgo de padecer osteoporosis e hipertensión arterial, entre otras afecciones.

Colangitis esclerosante primaria: cuando tiene este trastorno, la inflamación produce cicatrices dentro de los conductos biliares, estrechándolos con el tiempo, y daña el hígado de manera progresiva.

Coágulos sanguíneos: la enfermedad intestinal inflamatoria aumenta el riesgo de que se formen coágulos sanguíneos en las venas y las arterias.

Entre las complicaciones de la enfermedad de Crohn se pueden incluir las siguientes:

Obstrucción intestinal: la enfermedad de Crohn afecta a todo el grosor de la pared intestinal. Con el transcurso del tiempo, algunas partes del intestino pueden engrosarse y estrecharse, lo cual puede bloquear el flujo del contenido digestivo. Es posible que debas someterte a una cirugía para que extirpen la parte afectada del intestino.

Malnutrición: la presencia de diarrea, dolor abdominal o calambres puede dificultar la ingesta de alimentos o la absorción intestinal de los nutrientes necesarios para una buena salud. También es común desarrollar anemia debido a los bajos niveles de hierro o vitamina B12 que provoca la enfermedad.

Fístulas: en ocasiones la inflamación puede extenderse completamente a través de la pared intestinal, lo cual provoca una fístula, es decir, una conexión anómala entre diferentes partes del organismo. Las fístulas cercanas o alrededor del área anal (perianales) son las más frecuentes. En algunos casos, es posible que la fístula se infecte y forme un absceso.

Fisura anal: se trata de una pequeña rotura en el tejido que recubre el ano o en la piel que se encuentra alrededor del ano, lo que favorece la formación de infecciones. Está asociada con deposiciones dolorosas y es posible que provoque una fístula perianal.

Estas son algunas de las complicaciones de la colitis ulcerosa:

Megacolon tóxico: en presencia de colitis ulcerosa, el colon podría ensancharse e hincharse rápidamente, un proceso grave conocido como megacolon tóxico.

Orificio en el colon (colon perforado): el colon perforado casi siempre es consecuencia del megacolon tóxico, pero también podría ocurrir independientemente de este.

Deshidratación grave: cuando la diarrea es excesiva, puede sobrevenir la deshidratación.