Skip to main content

Políticos cubanoamericanos critican último informe sobre "Síndrome de La Habana"

Aunque varios afectados dicen que fueron víctimas de un ataque deliberado, el informe contradice estas afirmaciones, declararon dos funcionarios de inteligencia al Washington Post

Actualizado: Thu, 03/02/2023 - 13:42

 

El senador Marco Rubio y el congresista Mario Díaz-Balart criticaron fuertemente el último informe de la inteligencia estadounidense sobre el llamado "Síndrome de La Habana", que filtró el miércoles The Washington Post.

El informe de la Administración Biden expresa que los síntomas presentados por diplomáticos estadounidenses en la embajada de La Habana desde 2016 no fueron resultado "de las acciones de un adversario extranjero".

En las conclusiones que se exponen intervinieron siete agencias de inteligencia, que revisaron aproximadamente mil casos de "incidentes de salud anómalos".

El documento oficial indica que "a la luz de esto y la evidencia, que apunta lejos de un adversario extranjero, un mecanismo causal o un síndrome único relacionado con AHI, las agencias de DNI evalúan que los síntomas informados por el personal estadounidense probablemente fueron el resultado de factores que no involucraron un adversario extranjero, como condiciones preexistentes, enfermedades convencionales y factores ambientales".

Aunque varios afectados dicen que fueron víctimas de un ataque deliberado, el informe contradice estas afirmaciones, declararon dos funcionarios de inteligencia al Washington Post.

Por su parte, políticos cubanoamericanos han cuestionado estas conclusiones.

El senador Marco Rubio considera que quedan varias dudas sobre este caso.

"Como he dicho antes, algo sucedió aquí y solo porque no tenemos todas las respuestas, no significa que no sucedió. No aceptaré que todos estos casos reportados fueron solo coincidencias. Seguiré trabajando sobre este tema hasta que recibamos explicaciones reales", señaló en un comunicado este jueves.

“El Comité de Inteligencia del Senado continuará con una revisión independiente en curso sobre los Incidentes Anómalos de Salud y tomará medidas para garantizar que los funcionarios afectados por estos incidentes reciban atención inmediata e integral como lo exige la ley”, añadió.

También el congresista por la Florida, Mario Díaz-Balart, comentó que este informe constituye el "primer paso" de la Administración Biden para sacar al régimen cubano de la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo.

"La Administración Biden ha pasado los últimos dos años buscando formas de apaciguar y otorgar concesiones al régimen cubano (...) La especulación de las causas como condiciones preexistentes, enfermedades convencionales y factores ambientales no solo contradice la evaluación de un panel de expertos y no menciona adecuadamente la causa de lo que ocurrió, sino que el informe es un insulto a las decenas de personal estadounidense y sus familias que sufrieron graves daños cerebrales y otros síntomas como resultado de estos "AHI".

Las enfermedades afectaron inicialmente al personal estadounidense de la embajada en La Habana entre 2016 y 2017. El personal y algunos de sus parientes se quejaron de síntomas que iban desde mareo, pérdida de equilibrio, sordera y ansiedad hasta algo que describieron como “bruma cognitiva”. 


Sur de la Florida