Di tú también que NO

Piensa y di que no a la dictadura cubana. No reprimas, no pegues, no insultes, no odies porque te ordenan odiar. Un día te odiarás tú mismo por no haber dicho que no a los que mandan a que rompas más tu familia y tus amigos
Imagen que muestra brazos levantados en acto comunista, y una mano reniega con gesto obsceno. Ilustración de Armando Tejuca (ADN Cuba)
 

Reproduce este artículo

Lo cantó la española Massiel hace más de 40 años. Es un tema grabado en 1966, en plena dictadura franquista, y toda mi generación, y la anterior, e incluso la otra más anterior, lo repitió, pero luego todos lo olvidaron. Lo olvidamos o no se entendió. O lo que decía la canción no era lo que estábamos viviendo, porque en aquel momento la Massiel parecía de izquierdas y ya saben, la izquierda dice cosas y enarbola lemas y campañas que son para protestar contra otras injusticias.

También porque seguimos empecinados en que dictaduras, lo que se dice dictaduras, son aquellas que oprimen al pueblo, las que utilizan la fuerza y el terror, y vigilan al ser humano y lo encierran entre unos barrotes de hierro, y donde nadie puede pensar y mucho menos decir libremente algo que los que mandan consideren contrario a lo que proclaman. En fin, que millones de idiotas ilustrados o no, siguen pensando que las dictaduras son de derechas, y que el socialismo es como una buena madre, o una nodriza, que te pone la teta rebosante de leche delante de la boca y te aprieta la cara contra el pezón, y si se te rompen los dientes o muerdes, es culpa tuya, no de quien quiere que seas feliz y, por tanto, te cuida para que no te metas en camisas de once varas y caigas en manos enemigas.

La canción que cantó María de los Ángeles Félix Santamaría Espinosa, “la Massiel”, en aquel año de Dios de 1966, antes de que ese símbolo que sería el argentino Ernesto “Che” Guevara muriera, ignorado por Fidel Castro, que lo dejó solo en aquellas alturas de Bolivia para ayudarlo a convertirse en símbolo, se llamó y se llama “Di que no”, y en su primera estrofa dice:

 

Di que no, di tú también que no.

A todo lo que es falso y sucio, di que no.

 

Y más adelante apelaba al amor, y a la razón, la humana, porque según ella “todavía puede existir en nuestro mundo”. Entonces el mundo dijo también “que no”, porque la dictadura de Francisco Franco sí era una dictadura a todas luces, cumplía los parámetros que no cumplía, por ejemplo, la sanguinaria dirección de Iósif Stalin, ni la de Nicolae Ceaușescu en Rumanía, ni la de Enver Hoxha, en Albania. Y la Stasi alemana o la KGB soviética eran una mezcla entre jefes de Boy Scouts y animadores de turismo, más amables, construyendo un futuro luminoso que empezaba quitándote la luz para que envejecieras esperando el futuro.

Y claro que había dictaduras clásicas para cantar junto a la Massiel: Trujillo en República Dominicana, Somoza en Nicaragua, y luego el chileno Augusto Pinochet, sin olvidar al paraguayo Stroessner. Había para escoger. Y para más INRI, y poder decir que no a lo falso y sucio, estaba andando la guerra de Vietnam, y en los mismos Estados Unidos había millones que decían que no.

Pero Cuba era un faro. Un faro de América toda. Fidel Castro había derrotado a otra dictadura de las clásicas, de las que sí entraban en el baremo mundial. Para mantener la luz de ese faro cegador, corrió el dinero a mares entre los académicos norteamericanos, y en la progresía europea. Todo para apuntalar la idea de que en una pequeña isla del Caribe se estaba construyendo el futuro del universo. David desafiaba a Goliath y estaba dispuesto a sobrevivir a las agresiones, y a hundirse en un mar de sangre para que la utopía tuviera carne.

Pero en la utopía no hubo carne más que para unos pocos. A la idea que atraía a la izquierda mundial se le unieron otras seducciones que eran del gusto, también, de la derecha y centro, y aquella dictadura pudo seguir flotando en el nebuloso mar de la incertidumbre, sacando las garras de vez en cuando, sin que las capturara una foto, y el disfraz lastimero de pequeño país agredido les fue útil un tiempo más. Hasta que llegó una generación de jóvenes que ya no sabía ni les importaba el asalto al Moncada, el desembarco del Granma o la odisea de la Sierra Maestra; y se fijaron que no podían hablar, ni pensar, ni comer, ni trabajar labrándose un futuro sin tener que irse de la tierra donde habían decidido vivir. Y entonces se desataron los demonios y la violencia desmedida que había acumulado la inepta dirección de un país que pudo sobrevivir sólo de subvenciones.

Lo sucedido en San Isidro a finales del pasado año y el movimiento de jóvenes del 27 de noviembre ya avisaban estos sucesos del 11 de julio a lo largo y ancho de la isla. La dictadura respondió como responden las dictaduras cuando temen y saben que no tienen la razón: con excesiva violencia.

Por eso ahora tú puedes pararte antes de actuar y ponerte del lado de la justicia humana, y no manchar tu alma por miedo, por coacción o por venganza. Tú, que eres madre y padre: ¿Le pegarías a muchachos que pueden ser tus hijos? Tú, médico o maestro: ¿Te sumarás a acallar las voces pacíficas de jóvenes que quieren participar del futuro del país donde vives? ¿Les taparías las bocas antes de escucharlos?

¿Te hiciste policía para cuidar el orden, militar para defender tu país de agresiones externas? ¿Te hablaron de sacarle sangre a tu vecino? Piensa un poco, porque mañana te sentirás mal si no puedes mirar a la gente a los ojos. Haz que el pueblo confíe en ti. Esa persona a la que te ordenan acallar puede ser tu hermana o tu madre.

¿Y los jueces, qué hacen los jueces que no se ponen del lado de la serenidad y condenan sin posibilidad de una defensa justa, limpiamente, escuchando los argumentos de ambas partes, y no impulsados o chantajeados por el poder?

Creo que es hora de decir que no, como cantó la Massiel. Di tú también que no a la violencia que hiere más y no arregla nada. El enemigo no está en tu casa, ni en la casa de al lado. El enemigo es quien no escucha al pueblo, quien cierra sus ojos ante el derrumbe de los edificios y los sueños. El enemigo es un gobierno que no supo confiar en sus ciudadanos para que piensen por sí mismos, para que prosperen y hagan prosperar a una nación. El enemigo es el que obliga a tus hijos a irse de tu lado, a otro país y otro idioma, porque tú tampoco puedes darle lo que necesitan.

Piensa y di que no. No reprimas, no pegues, no insultes, no odies porque te ordenan odiar. Un día te odiarás tú mismo por no haber dicho que no a los que mandan a que rompas más tu familia y tus amigos. Di que no a los que no te dejan pensar por ti mismo, decir lo que piensas con honestidad, decidir qué quieres para ti y para la gente que quieres.

No olvides aquella canción de la Massiel, que terminaba diciendo: “Podremos ver, un nuevo día sin destrucción y sin rencores, sin vanidad y sin traiciones”.

Di que no. Ya verás que todo puede ser diferente.

 

Portada: Ilustración de Armando Tejuca/ ADN Cuba

Escrito por Ramón Fernández Larrea

Ramón Fernández-Larrea (Bayamo, Cuba,1958) es guionista de radio y televisión. Ha publicado, entre otros, los poemarios: El pasado del cielo, Poemas para ponerse en la cabeza, Manual de pasión, El libro de las instrucciones, El libro de los salmos feroces, Terneros que nunca mueran de rodillas, Cantar del tigre ciego, Yo no bailo con Juana y Todos los cielos del cielo, con el que obtuvo en 2014 el premio internacional Gastón Baquero. Ha sido guionista de los programas de televisión Seguro Que Yes y Esta Noche Tu Night, conducidos por Alexis Valdés en la televisión hispana de Miami.