Yotuel responde: “prefiero limpiar botas que lamerlas”
El rapero fue contundente ante el comentario racista de un defensor del régimen en Instagram, según el cual Yotuel, y quizás los demás integrantes de Orishas, deberían limitarse a defender a Fidel y su revolución por haberles permitido ser artistas en vez de "limpiabotas"
Yotuel Romero, integrante de Orishas
 

Reproduce este artículo

La polémica en torno al tema Ojalá pase, del grupo Orishas y la cantautora española Beatriz Luengo, esposa de Yotuel Romero, parece no tener fin. 
Si bien muchos aplauden la voluntad de los integrantes de la prestigiosa agrupación de tomar partido definitivamente respecto a la triste realidad cubana, otros critican la canción y su letra, por considerar que se trata de un intento de Orishas de ganarse las simpatías de los opositores al llamado “proyecto revolucionario”.

A tono con esto último, el usuario de Instagram Ernesto David (@ega9498) escribió que “toda la canción es falsa, lo único verdadero es la bajeza de quien está donde está y ha llegado a donde ha llegado gracias a Fidel y la Revolución, sin los cuales sólo hubiera sido un negrito limpiabotas como este...”

Acompañando su post en la red social de una imagen que muestra a un “negrito limpiabotas”, el usuario no sólo incurrió en un lamentable y deleznable acto de racismo, sino que también dio por sentado, de manera superficial y tonta, que sólo en el fallido “paraíso comunista” es donde una persona como Yotuel Romero, y los otros integrantes de la agrupación, podrían desplegar su talento y darse a conocer por su música en todo el mundo, tal cual lo han logrado y no precisamente bajo la conducción exclusiva de las disqueras patrocinadas por el régimen.

Lógicamente, tamaña crítica llena de ingenuidad, racismo y consignas implícitas, vacías de contenido y argumentos, motivó la respuesta de Yotuel Romero, el integrante de Orishas que más ha promocionado el nuevo tema.

“Prefiero limpiar botas que lamerlas”, escribió el rapero, en clara alusión a la importancia del tema musical y en coherencia con su actitud atrevida y contestataria, más visible en los últimos años. 

Si bien otros comentarios no hacen más que hacer de coro al racismo del presunto defensor del régimen, exaltando supuestos logros y conquistas de la llamada revolución, la cual, hablando en plata, dejó de ser revolucionaria en 1976 cuando instituyó un nuevo sistema político, plenamente dictatorial, la respuesta del integrante de Orishas es lo bastante clara como para dudar de la autenticidad del contenido de Ojalá pase, así como del sentir y postura política de sus intérpretes.