Violencia institucionalizada: chaveta en mano, tabaqueros repudiaron al MSI

El colectivo de la fábrica de tabaco de Cabaiguán repudió días atrás las acciones del Movimiento San Isidro y lo hizo con el toque de las chavetas de los torcedores, recordando de nueva cuenta aquello de “machete, que son poquitos”
Chaveta en mano, tabaqueros repudiaron al MSI
 

Reproduce este artículo

Han pasado días, pero por lo ilustrativa que resulta la escena de cómo el régimen cubano institucionaliza la violencia contra todo atisbo de disidencia y pluralismo político vale la pena rescatarla.

El colectivo de la fábrica de tabaco de Cabaiguán, en Sancti Spíritus, convocado por el castrismo, repudió días atrás las acciones del Movimiento San Isidro (MSI) y lo hizo con el toque de las chavetas de los torcedores, recordando de nueva cuenta aquello de “machete, que son poquitos”.

Según el reporte del medio oficialista Centrovisión, “la expresión de unidad revolucionaria se destacó en la actividad que convocó a no permitir el diálogo irrespetuoso”. Para los participantes y organizadores, el sui géneris acto de repudio formó parte de la “respuesta enérgica” que el pueblo cubano ha dado “ante las prácticas subversivas llevadas a cabo contra la isla”.

“Con el toque de las chavetas los torcedores de tabaco de la Unidad Empresarial de Base Alfredo López Brito apoyaban la convocatoria de defender la patria”, precisó la nota, que además destacó que la fábrica de tabaco de Cabaiguán está integrada mayormente por jóvenes.

“Con un sólido trabajo sindical, sus trabajadores acumulan más de 13 mil horas de trabajo voluntario” y son un “colectivo que irradia historia, propuesto a Vanguardia Nacional”, añadió, en clara intención de aparentar espontaneidad y compromiso revolucionario de los tabaqueros que, al parecer, hacen las veces de “chaveteros” y contraparte de activistas, opositores y críticos del régimen.

El episodio se suma al desliz del oficialista Cubadebate en redes sociales, donde instó a “dar machete” a aquellos que, como el MSI, se oponían y criticaban al sistema dictatorial. 

Incapaces de lidiar con el pluralismo político realmente existente en la isla, el régimen y sus órganos de propaganda, así como sus adeptos, optan por repudiar las muestras de oposición y los reclamos ciudadanos, los cuales definen sin pruebas ni argumentos como acciones concertadas por Estados Unidos para lograr el cambio de sistema político en Cuba.

Además del “toque de las chavetas”, en las últimas semanas se han producido otros actos de repudio contra activistas y simpatizantes del MSI y el grupo 27N, conformado por artistas y participantes del plantón frente al Ministerio de Cultura el pasado 27 de noviembre.

Asimismo, la prensa oficialista ha desplegado una intensa campaña de desprestigio y difamación contra integrantes de ambas iniciativas, las cuales califica de “montaje” y parte de un supuesto “golpe blando” contra el régimen.