Vecinos de La Habana Vieja viven entre aguas albañales
Esperemos que el gobierno cubano, que es el encargado de proteger a toso los ciudadanos cubanos resuelva este problema, declaró Alcántara
Aguas albañales en La Habana Vieja
 

Reproduce este artículo

El artista y activista opositor Luis Manuel Otero Alcántara reportó otra edificación, una más añadida a la lista interminable de edificios ruinosos, calles maltrechas y miseria en que viven las familias cubanas.

Ahora fue un escape de aguas albañales en un solar del municipio capitalino La Habana Vieja, con un fondo habitacional deteriorado por los años, donde viven cinco o seis familias en pésimas condiciones higiénicas.

Uno de los vecinos pidió ayuda a Alcántara, quien no vive lejos de allí, para que hiciera público el caso. Al parecer, las autoridades no se han preocupado por la situación de esas familias.

“Esperemos que el gobierno cubano, que es el encargado de proteger a toso los ciudadanos cubanos resuelva este problema”, alertó el activista.


Esta no es la primera vez que Alcántara denuncia el estado de las edificaciones en La Habana Vieja o desbordamientos de aguas albañales en su reparto. En enero, los vecinos de vecinos de la calle Damas entre San Isidro y Avenida del Puerto, Habana Vieja, denunciaron que sus cisternas de acopio de agua potable estaban infestadas con aguas llenas de desperdicios.

A pesar de las denuncias realizadas por Otero Alcántara, ninguna autoridad de la empresa Aguas de La Habana ha hecho acto de presencia para solucionar el tema que afecta a más de cincuenta familias.  

ADN Cuba también ha reportado otras situaciones semejantes. Por ejemplo, una muy aguda es la de los pobladores del reparto Bahía, al este de La Habana, donde la tupición de las fosas provoca desbordamientos, pestilencias y un ambiente malsano para vivir.

“Hay que hacer como un gato: brinca pa' aquí, brinca pa' allá”, dijo uno de los vecinos entrevistados, Pedro Luis Rodríguez, que intentaba cruzar por el lugar, inundado de aguas negras, cuando ADN le pidió su opinión.

“Se han caído ancianos, han resbalado mujeres...” se quejó Noel Miranda Hernández, otro vecino afectado por la situación del lugar. “El problema del salidero es constante", comenta Oscar Ernesto Ruiz, vecino del Bahía. “Vinieron y lo arreglaron, pero luego se volvió a romper la tubería”.

La proliferación de fosas desbordadas es un fenómeno que se repite por toda Cuba, porque está relacionado directamente con el problema de la vivienda y el mal estado de la red pública de alcantarillado y desagüe. El gobierno cubano no tiene recursos para resolver ninguna de estas dos carencias.

Son muchos los cubanos que no poseen una casa propia, sin contar aquellas que se encuentra en pésimo estado, apuntaladas o a punto de derrumbarse. El número de familias hacinadas se ha triplicado, con hasta cuatro generaciones viviendo bajo un