Médicos cubanos secuestrados estarían en El-Adde

Los dos médicos cubanos secuestrados en Kenya podrían encontrarse en el pueblo somalí El Adde, a unas tres horas de Mandera donde fueron atacados hace casi un año según el sitio Garowe Online.

Este medio electrónico reveló que tres trabajadores de una ONG de Somalia acaban de ser secuestrados por presuntos miembros de Al-Shabaab y llevados a El-Adde donde se encuentran los médicos cubanos Assel Herrera y Landy Rodríguez ofreciendo ayuda sanitaria a nativos, de acuerdo a ancianos.

El-Adde es un pueblo en el suroeste de la región de Gedo en Somalia, y fue escenario el 15 de enero de 2016 de un ataque del grupo yihadista Al Shabaab que mató a casi 200 soldados kenyanos integrantes de la Misión de Apoyo a la Paz en Somalia. El hecho es considerado la mayor derrota militar de Kenya. Esta región de Gedo y particularmente El-Adde es conocida como una base de reclutamiento de los terroristas. 

Los nuevos secuestrados son dos mujeres, entre ellas una doctora, y su chofer. Varias fuentes dijeron a Garowe Online que los tres empleados de la ONG somalí estaban distribuyendo medicamentos en el momento de su rapto en la aldea de Banaaney, localidad de Balad-Hawo, al otro lado de la frontera de la ciudad keniana de Mandera, escenario de varios ataques por parte del grupo yihadista considerado una franquicia de Al-Qaeda.

En Mandera trabajaban los médicos cubanos en el momento de su violento secuestro el pasado 12 de abril.

Los nombres de las tres nuevas víctimas no han sido revelados ni tampoco sus nacionalidades. La mayoría de los trabajadores de ONGs en Somalia son extranjeros. Tampoco se ha podido confirmar si hubo heridos o muertes en este secuestro.

El Ministerio del Interior de la región de Jubalandia ha detallado que los secuestrados trabajan para la ONG Hirda .

Somalia y Kenya hacen frente a un aumento del número de ataques por parte de los islamistas violentos que también han incrementado sus acciones contra personal humanitario. 

Paralelamente Estados Unidos ha aumentado sus bombardeos contra Al-Shabaab el último de los cuales fue ejecutado el domingo en los alrededores de la localidad de Jilib, situada en el sur del país. El ataque se saldó con la muerte de un sospechoso.

Al mismo tiempo el gobernador de Mandera, Ali Roba acusó a clanes de la región de albergar a los terroristas. 
"Uno debe preguntarse, ¿cómo se puede ganar contra un enemigo que lucha en su patio trasero, con la ayuda de uno de los suyos?” dijo, según Standard Digital.

Roba hizo los comentarios durante una reunión en Mandera Town para discutir el extremismo violento.
También acusó a las agencias de seguridad de no responder a la inteligencia procesable cuando se les aportó.

“En los últimos años, la gravedad de los ataques había disminuido y los ataques permanecieron aislados. Pero en los últimos ocho meses, los incidentes terroristas volvieron a aumentar”, precisó.

Dijo que la región sufre una desconexión táctica en la que los agentes de seguridad operan durante el día mientras que Al-Shabaab lo hace por la noche.

El comisionado regional, Nicodemus Ndalana, dijo que el grupo terrorista solo será erradicado si los residentes cooperan con los agentes de seguridad para proporcionar información si detectan a los extremistas.

Ndalana añadió que no era posible que los terroristas entraran a más de 100 kilómetros de distancia, sin el conocimiento de los residentes.

En diciembre último la vicepresidenta del Consejo de Ministros de Cuba, Inés María Chapman, dijo a la prensa oficial de la isla que las autoridades kenianas ratificaron que los médicos cubanos secuestrados se encuentran bien y que se continuarán los esfuerzos para su regreso seguro a Cuba.