Un litro de cloro por “la libreta” para combatir el coronavirus
La libreta de abastecimientos verá finalmente "enriquecida" su oferta y variedad de productos a causa de la pandemia de coronavirus, ya que empezarán a dar en Cuba un litro de cloro por núcleo familiar
Planta de cloro en Cuba. Foto: Granma

La libreta de abastecimientos verá finalmente "enriquecida" su oferta y variedad de productos a causa de la pandemia de coronavirus, que ya elevó a 35 el número de casos confirmados en Cuba.

Según anunció el Ministerio de Comercio Interior (Mincin), un litro de cloro al 0,01 por ciento, por el valor de un peso en moneda nacional, se comenzará a entregar mediante la libreta de productos normados, fuertemente criticada en la isla por su insuficiencia para cubrir las necesidades alimenticias básicas de la población.

Sin embargo, la nueva adquisición del polémico documento, seguramente transitoria por la contingencia de la enfermedad, no se expenderá en todas las bodegas. El sitio web oficial del Mincin dio a conocer los puntos de ventas habilitados en La Habana para el expendio de cloro, los cuales sugieren que muchas familias tendrán que trasladarse para adquirirlo, exponiéndose a contactos no habituales o necesarios.

De acuerdo con el reporte de la Agencia Cubana de Noticias (ACN) al respecto, el Mincin dará a conocer más adelante los lugares específicos donde las personas de otras provincias podrán adquirir el cloro al 0,01 por ciento, útil para desinfectar y limpiar superficies de posibles gérmenes o virus.

“La medida adoptada responde a una estrategia del país que busca prevenir la propagación de la COVID-19, para lo cual es fundamental el lavado constante de las manos y la desinfección de las superficies”, precisó la ACN.

Si bien es una buena medida, para muchos resulta insuficiente, ya que, consideran, la canasta básica normada debería incluir no sólo cloro, sino también otros productos de aseo e higiene igual de necesarios, que a día de hoy solo pueden adquirirse, a sobreprecio y si se corre la dicha de que estén en existencia, en tiendas que venden en monedas distintas a la que ingresan la mayoría de los trabajadores mes tras mes por concepto de salario.