Administración Trump exhibe política hacia Cuba como uno de sus logros
Junto a los avances económicos, lastrados por la pandemia de coronavirus, el republicano y su equipo ven un gran logro de su gestión en la lucha que emprendieron contra el comunismo en occidente
Donald Trump
 

Reproduce este artículo

A sólo días de acabar, la administración del presidente Donald Trump exhibió su política hacia Cuba como uno de sus logros, comparable a muchos otros que dijo tener en variadas esferas como economía, salud, educación, migración y relaciones internacionales.

En un extenso documento publicado en la web de la Casa Blanca y otros canales de comunicación gubernamentales, el mandatario y su equipo presumieron de haberse levantado contra el comunismo y el socialismo en el hemisferio occidental. 

Como primera muestra de ello exaltaron su política hacia la mayor de las Antillas, una clara ruptura con la política de la administración precedente, la cual calificaron de «desastrosa» y fruto de un acuerdo desfavorable para Estados Unidos y los cubanos con "la dictadura comunista de Castro".

Además de revertir la política anterior, la administración Trump “se comprometió a no levantar las sanciones hasta que todos los presos políticos sean liberados; se respetan las libertades de reunión y expresión; todos los partidos políticos estén legalizados; y se organicen elecciones libres”.

“Promulgó una nueva política destinada a evitar que los dólares estadounidenses financien al régimen cubano, incluidas restricciones de viaje más estrictas y restricciones a la importación de alcohol y tabaco cubanos”, destaca el documento, que además pondera la implementación de un tope a las remesas a Cuba y la habilitación legal del Título III de la Ley Helms-Burton, que permite a los estadounidenses entablar demandas contra personas y entidades que trafican con bienes confiscados por el régimen cubano.

Además de su trato al régimen de Cuba, la actual administración presumió su política hacia el de Nicolás Maduro en Venezuela. En ese sentido, resaltó los hechos de que Donald Trump haya sido el primer líder mundial en reconocer a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela y Estados Unidos haya liderado una coalición diplomática contra el dictador socialista de la nación sudamericana.

Igualmente, el documento recordó que Washington “bloqueó toda propiedad del gobierno venezolano en la jurisdicción de los Estados Unidos”, “cortó los recursos financieros del régimen de Maduro y sancionó a sectores clave de la economía venezolana explotados por el régimen”, “presentó cargos penales contra Nicolás Maduro por su narcoterrorismo” e “impuso duras sanciones al régimen de Ortega en Nicaragua”, otro que, en nombre de un supuesto orden socioeconómico más justo, ha violentado los más elementales derechos y libertades del pueblo.

Además de la lucha contra el comunismo, la administración Trump destaca como logros y aspectos positivos de su gestión la “reconstrucción colosal de las fuerzas armadas”, “el reforzamiento de la paz en el mundo”, el enfrentamiento al terrorismo, la defensa de la libertad religiosa, la protección al medio ambiente, la ampliación de oportunidades educativas y el combate a la crisis de los opioides.

También la desgravación fiscal para la clase media, “el asalto regulatorio a las empresas y trabajadores estadounidenses”, la firma de “tratos comerciales históricos para defender a los trabajadores estadounidenses”, y la conversión del país en el productor número uno de petróleo y gas natural, gracias a la retirada del “injusto y unilateral Acuerdo Climático de París”.

En sentido general, a días de ceder el poder a la administración del demócrata Joe Biden, Donald Trump y su equipo de gobierno consideran que lograron un “auge económico sin precedentes”. 

“Antes de que el virus de China invadiera nuestras costas, construimos la economía más próspera del mundo”, sostuvieron en el referido documento, donde además afirmaron que bajo la conducción del polémico republicano Estados Unidos ganó siete millones de nuevos empleos, “más de tres veces las proyecciones de los expertos gubernamentales”.

Asimismo, “los ingresos de las familias de clase media aumentaron casi seis mil dólares, más de cinco veces las ganancias durante toda la administración anterior”.

“La tasa de desempleo alcanzó el 3,5 por ciento, la más baja en medio siglo” y sumaron 40 los meses seguidos en los que hubo más vacantes que contrataciones de trabajo. Más estadounidenses informaron estar empleados que nunca: casi 160 millones, y las solicitudes de desempleo alcanzaron un mínimo de casi 50 años, recoge el informe de logros.