#CiberClariaAlert: ¡Comenzó la temporada de pesca de ciberclarias!
¿Quién no ha sido mordido por una "ciberclaria"? Merodean por las redes sociales. Asoman sus bigotes de pez gato castrista solicitando amistad en Facebook, siguiéndote en Twitter, defendiendo lo reprobable, troleando toda publicación que se desmarque del discurso oficialista
Representación de Cuba sobre asnos sostenidos por una claria. Ilustración: Alen Lauzán

¿Quién no ha sido mordido por una "ciberclaria"? Merodean por las redes sociales. Asoman sus bigotes de pez gato castrista solicitando amistad en Facebook, siguiéndote en Twitter, defendiendo lo reprobable, troleando toda publicación que se desmarque del discurso oficialista.

Donde quiera que un cubano critique la dictadura u ofrezca su opinión, ahí mismo saltan en el aire estos especímenes. El acoso a periodistas independientes, opositores del régimen o artistas contestatarios es una táctica cada vez más común empleada por la Seguridad del Estado, y organizaciones e instituciones del régimen, para acallar el disenso o amedrentar a quienes opinan contra las directrices gubernamentales.

El pueblo cubano se refiere a estos acosadores y agresores, que en su mayoría emplean cuentas falsas, con el término peyorativo de “ciberclarias”. Pues ya hay un lugar donde dejarlas para consulta pública luego de una pesca en redes, y así evitar tenerla mucho tiempo metida con su propaganda donde no las llaman.

Raúl Danglade ha creado una página web, Las CiberClarias, en la que documenta todos los desinformadores pro régimen que encuentra. Con la etiqueta #CiberClariaAlert, se puede denunciar el hallazgo de tales “bichos” ideológicos.

Hay muchas formas de detectar los perfiles falsos en redes sociales. Pero este especial, creado y camuflado para acosar a críticos del régimen cubano, necesitan de mayor atención para descubrirlos. Por eso resulta muy útil la iniciativa de Danglade, quien agrupó en un repositorio web muchos perfiles procastristas, la inmensa mayoría de ellos cuentas falsas que utilizan identidades y fotografías robadas para replicar la propaganda de la dictadura.

Detrás de muchas de esos rostros amigables, incluso algunos hermosos, de modelos, agazapados en esas historias de ficción que se crean en torno a distintas profesiones y latitudes, están las “ciberclarias”: agentes de la Seguridad del Estado, funcionarios anónimos de la administración pública o estudiantes en universidades cubanas que reclutan para “salirle al paso” al enemigo en internet.

También tienen como misión monitorear la actividad en las redes sociales, ver cuáles son los temas candentes, identificar a críticos importantes o líderes de opinión, para atacarlos vorazmente.

Utilizan rostros falsos, retocados por computadora, imágenes de cualquier tipo que no contengan seres humanos... Constantemente se les ve haciendo el coro en los posts de la élite castrista, compartiendo con el hashtag #DeZurdaTeam, como si a alguien le importara escribir “viva la revolución” en una publicación de Díaz-Canel. Ya los cubanos de carne y hueso están cansados de consignas.

 

 

En enero, un portal llamado Radio Viva, lanzó una petición para que la red social Facebook elimine los perfiles de las “ciberclarias”. La solicitud se hizo a través de la plataforma change.org y reunió miles de firmas.

De acuerdo con quienes hicieron este pedido, estas cuentas se emplean para desinformar al mundo sobre las violaciones de derechos humanos que se cometen en la isla. Aseguran que los perfiles son creados en la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) y financiados por el Partido Comunista.

“Por cada cuenta falsa de Facebook, financiada por el régimen de Cuba, hay decenas de miles de ciudadanos que carecen de conexión a internet. En Cuba, Internet es un servicio extremadamente caro y deficiente, al que solo pueden acceder con estabilidad y sin costos los aliados al poder o los soldados del régimen, a cargo de los perfiles falsos de las redes sociales”.

Con esta información, y la herramienta creada por Danglade, ya estás listo para utilizar el #CiberClariaAlert: ¡Comenzó la temporada de pesca!