Fuera de Twitter la Unión de Jóvenes Comunistas, partidaria del régimen cubano
Twitter bloqueó cuentas de la Unión de Jóvenes Comunistas, brazo menor del Partido Comunista, protestó un funcionario del régimen. La plataforma es usada habitualmente por gobierno para difundir su propaganda mediante cuentas con seguidores falsos, por lo que esta podría ser una explicación a la suspensión
Captura de pantalla
 

Reproduce este artículo

Twitter bloqueó cuentas en esa plataforma de la Unión de Jóvenes Comunistas, brazo menor del Partido Comunista de Cuba (gobernante y único), protestó un funcionario del régimen.

El usuario Raúl Palmero se define como “joven revolucionario”, “Martiano y Fidelista hasta siempre”, pero en realidad es un dirigente en ascenso del régimen, que ha escalado por organizaciones de estudiantes hasta ser Miembro del Consejo de Estado (2018-2019), y Diputado de la Asamblea Nacional, el órgano que supuestamente gobierna pero se limita a aprobar todos los edictos de Raúl Castro y su benjamín Miguel Díaz-Canel.

El “revolucionario” Palmero, conocido por su tibia gestión como dirigente en la Federación de Estudiantes Universitarios, siempre presto a acatar a las autoridades en detrimento de sus compañeros, se dolió de que una cuenta de la Unión de Jóvenes Comunistas restringida a mediados de este mes “nunca fue restablecida”.

Denunció que “el nuevo perfil (@CubaUjc) acaba de ser BLOQUEADO también” y sugirió que la compañía de Silicon Valley tenía miedo a la UJC.

“Gracias Twitter: la importancia y el temor mostrado nos inspira...”, tuiteó el joven, Licenciado en Derecho.

Palmero ya había publicado el 17 de abril que “Twitter BLOQUEÓ la cuenta oficial de la Unión de Jóvenes Comunistas, con más de 27 mil seguidores. Yo sé que duelen, ¡pican las verdades!”.

Al joven funcionario le molesta que la medida haya sido aplicada “más en tiempos de pandemia”, como si la UJC, de la que es miembro de su Comité Nacional, tuviera algo que aportar desde el punto de vista científico o social para superar la crisis del coronavirus en Cuba.

También exige que “Twitter debería respetar sus propias normas”, sin aclarar a cuáles se refiere ni que violación cree que cometió la compañía.

Palmero, en tono muy combativo, amenazó con que “la organización somos miles y vamos a seguir dando candanga”.


El usuario Luis Felipe le llamó “doble moral” por denostar “al capitalismo y usar una plataforma capitalista para promover la segregación como lo usan ustedes a quien no piense igual. Mejor exige que las instituciones cubanas no bloqueen más a sus propios ciudadanos. Eso sí que sería coherente”.

Bárbara Granda, tuiteó que la suspensión es “una dosis de su propia medicina. Cansada de preguntar al [medio oficial] @cubadebatecu por qué bloquea mis opiniones, que no son irrespetuosas, solo difiere de la de ellos. Así que en buen cubano... apriete y trague”.  

No es la primera ves que cuentas oficiales cubanas son restringidas. En septiembre de 2019 suspendieron las cuentas del portal estatal Cubadebate, el programa televisivo Mesa Redonda y diversas cuentas de los directivos y periodistas de medios de propaganda gubernamentales que luego fueron restablecidas.

Por esos meses, Twitter, una plataforma privada, emprendió una cruzada contra las cuentas falsas y eliminó decenas de millones de perfiles sospechosos. Muchos usuarios habían inflado sus seguidores en Twitter u otros servicios con cuentas automatizadas o falsas, con lo que compran la apariencia de tener influencia social para impulsar su activismo político, proyectos empresariales y carreras en el mundo del entretenimiento.

El procedimiento es usado habitualmente por el régimen cubano para difundir su propaganda, por lo que esta podría ser una explicación para la suspensión ahora de la Unión de Jóvenes Comunistas, organización oficial que apoya con sus mensajes y activismo la represión del régimen y la falta de libertad de expresión.