Si les dan el Nobel a los médicos, el gobierno se queda con el dinero
Una organización francesa propuso otorgar el Nobel de la Paz a los médicos cubanos. ¿Si ganan entonces el gobierno se quedará con el premio en metálico?
 

Reproduce este artículo

Las misiones médicas cubanas fueron recomendadas para el Premio Nobel de la Paz de este año en reconocimiento a sus esfuerzos en la lucha contra la pandemia del coronavirus.

Sin embargo, la organización promotora de la iniciativa, Cuba Linda, radicada en Francia y con un largo historial de apoyo al régimen castrista, no ha dicho nada sobre un punto crucial de esas misiones: el gobierno se queda con la mayor parte del dinero que paga el país contratante y da casi nada a los galenos.

¿Será que si ganan el Nobel, en el caso improbable de que la iniciativa prospere, el régimen también se quedará con casi todo el reconocimiento en metálico?

“La comunidad internacional está siendo testigo de la solidaridad de los profesionales de la salud que abandonan su propio país para prestar servicios y compartir experiencias en otras partes del mundo, que en el caso de la pandemia causada por el nuevo coronavirus incluso llegan al corazón de Europa”, declaró la ONG.

La brigada lleva el nombre de Henry Reeve, un soldado nacido en Estados Unidos que luchó en el ejército de liberación de Cuba durante siete años, participando en más de 400 batallas contra el ejército español en la primera guerra de independencia (1868-1878).

Fue formada por el difunto dictador Fidel Castro en 2005 después de que Estados Unidos rechazó una oferta de 1586 médicos para brindar asistencia a raíz del huracán Katrina.

Desde entonces es una basa económica del régimen, que oferta los servicios de estos médicos y luego se apropia con hasta el 70% y, en algunos casos, el 90% del salario que pagan los países por ellos.


Cientos de médicos cubanos han viajado a países como Andorra, Jamaica o Italia para ayudar a combatir el coronavirus, un brote surgido a fines del año pasado en China.

Durante las últimas semanas, brigadas de personal médico cubano han acudido a 15 países para ayudar a contener la expansión del coronavirus y 2019 cerró con 28 mil cooperantes en 61 países, la realidad detrás de esto es que solo se trata de un negocio, uno que le permite a la dictadura oxigenarse, más aún en medio de la profunda crisis económica por la que atraviesa.

En 2018, único año en el que el gobierno dio detalles de lo que ingresa, la isla ingresó 6 mil 400 millones de dólares por este concepto.

La ONU pidió explicaciones al régimen de La Habana a través de un documento que, entre otras muchas cuestiones, expone que el gobierno se queda con alrededor del 75% de los salarios de los médicos cubanos que trabajan en el exterior y que estarían expuestos a condiciones de trabajo y de vida explotadoras, ante lo cual, Díaz-Canel y su gobierno han hecho oídos sordos.

El diario británico The Guardian reportó, en noviembre de 2019 que, a través de un acuerdo secreto intergubernamental con Qatar, Cuba saca hasta 90% de los sueldos de los médicos que laboran en ese país. Y de Brasil ya se embolsó las dos terceras partes de lo que debía ganar cada doctor con el programa Mais Medicos, desmantelado por el presidente Jair Bolsonaro.