Santiago de Cuba sufre sismo perceptible este lunes
El temblor ocurrió pasadas las 7 de la mañana a 36 kilómetros de profundidad
sismo
 

Reproduce este artículo

Este lunes se sintió en Santiago de Cuba un sismo de magnitud 3.3, a 50 kilómetros al sureste de la ciudad, según reportó la red de estaciones del Servicio Sismológico Nacional.

De acuerdo con Prensa Latina, este es el sexto sismo perceptible que ocurre en el país este año.

El temblor ocurrió pasadas las 7 de la mañana a 36 kilómetros de profundidad y en las coordenadas 19.66 de latitud norte y 75.55 de longitud oeste, con reportes de perceptibilidad desde Baconao, en la costa sur-oriental, y desde diversos puntos de la urbe.

Los expertos del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (Cenais), siguen atentamente el comportamiento sismológico en el país y su entorno geográfico porque la baja ocurrencia de terremotos desde el 2017 sigue sin ser una buena noticia, agregó la agencia estatal.

El pasado 30 de octubre Santiago de Cuba también sufrió un sismo de magnitud 3.3 en la escala de Richter,  localizado a 24.4 km al sur de Playa Siboney.

 

 

En septiembre, expertos cubanos del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas (Cenais) explicaron que debido a la detección en la isla de solo tres sismos "perceptibles" en tres años, decidieron redoblar el monitoreo en espera de un posible terremoto.

Interpretaron la tranquilidad sísmica como una "acumulación silenciosa" de energía en las entrañas de la tierra que podría terminar en un severo terremoto.

Según reporta Clarín, estos señalamientos se hicieron durante un taller para el "fortalecimiento de las capacidades de preparativos y respuesta ante un terremoto de gran magnitud". El encuentro transcurrió en Santiago de Cuba y fue convocado por el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil y Naciones Unidas.

Oriente es considerada la región más sísmicamente activa en el país, aunque los movimientos de baja intensidad ocurren también en el centro y occidente de la isla.

El terremoto más fuerte en Cuba sucedió el 25 de mayo de 1992 en el suroeste de Cabo Cruz, situado también en el extremo este, con una magnitud de 6,9 grados en la escala de Richter.