Retumba en La Habana cacerolazo contra el hambre
La iniciativa la promovió el youtuber Alex Otaola y, aunque dijeron que no tendría éxito, en el barrio capitalino de Nuevo Vedado sí la tomaron en serio
Cacerolazo en La Habana
 

Reproduce este artículo

Ruido de cazuelas y trastos de cocina retumbaron ayer 22 de abril en el barrio de Nuevo Vedado, una iniciativa promovida por el influencer Alex Otaola contra el hambre y a favor de la libertad de prensa en Cuba.

La periodista independiente Luz Escobar compartió el video en su cuenta de la red social Twitter, que ya cuenta con casi 8 mil reproducciones; rápidamente muchos cubanos fueron allí a dejar su comentario de apoyo, en los que no faltaron los pedidos para que caiga el régimen castrista.

“Se está poniendo caliente la cosa en La Habana...ojalá se acaben de botar pa’las calles a protestar Cuba entera...!!!”, declaró un usuario.

Vale la pena observar cómo buena parte de ese barrio, sobre las 9 de la noche, empezó a sonar los trastes, síntoma del descontento que reina en el país. Al mismo tiempo, es una demostración de cuánto han penetrado las redes informales e Internet en la sociedad cubana, al punto de que una campaña ideada desde las plataformas virtuales puede convocar a muchas personas.

“¿Te sumas por una Cuba próspera? Contra el Hambre, la represión, la corrupción, y por un cambio de sistema. A partir de miércoles 22 de Abril. #TocaTuCacerola #ElCambioEsYa”, escribió Otaola en su perfil de Twitter, donde hasta el momento cuenta con centenares de ‘likes’ y decenas de comentarios a favor de la propuesta.

Y parece que estas rebeliones pequeñas, de escasa trascendencia, pero no por eso menos llamativas, seguirán ocurriendo.


Vecinos del barrio San Leopoldo, en Centro Habana, protestaron con un cacerolazo similar el 20 de enero en la noche para exigir a las autoridades que restablezcan el servicio de agua corriente en la zona.

Una transmisión en vivo colgada en Facebook muestra a un grupo de personas que comenzaron a sonar las cazuelas en la calle Perseverancia, entre Concordia y Virtudes, y a gritar “San Leopoldo quiere agua, agua, agua”. Poco después, llegan dos patrullas de la policía, pero no consiguen detener la protesta.

Los agentes de policía insistieron a los vecinos que entrasen en sus casas, pero éstos se negaron repetidamente. Según la persona que hizo la transmisión de la protestas en vivo, la ausencia de agua afectó los negocios de alquileres para extranjeros en la zona.

El 30 de abril de 2019 los vecinos del edificio multifamiliar ubicado en calle Sol #470, protagonizaron una protesta que logró al menos que el Gobierno municipal prometiera restablecer el servicio de abastecimiento de agua potable, mediante pipas, que había sido interrumpido sin previo aviso durante más de quince días.