Reportan escasez, equipos defectuosos y largas colas en las tiendas en divisas

Un reportaje del portal oficialista Cubasí reconoce los problemas que desde el principio vienen denunciando los cubanos, relacionados con la nueva modalidad de tiendas para la venta en divisas.

El trabajo arranca con una especie de apología o minimización del efecto negativo de las colas o filas: “Para el cubano, hacer colas es un ejercicio de paciencia practicado durante años y que pudiera decirse, a estas alturas, ya forma parte de su idiosincrasia”.

En otro momento se refiere a la escasez de productos y las estrategias que emplean los rectores del sector de comercio en la Isla: “(…) los productos escasean y de manera estratégica se centralizan en determinadas unidades”. Al respecto, la nota reconoce que “en muchas ocasiones la demanda excede la capacidad de reaprovisionamiento del mercado”.

Reporteros de la Agencia Cubana de Noticias (ACN) visitaron una unidad de venta de piezas para vehículos y aseguran que “las colas que fluyen sin percances debido a la presencia en el lugar de oficiales de la Policía Nacional Revolucionaria”, y revelaron que el proceso para adquirir determinados productos incluye “la creación de listas” y puede durar entre dos y tres semanas.

Clientes entrevistados en el establecimiento, se mostraron preocupados por la existencia de “bicicletas eléctricas defectuosas”. Asimismo se quejaron de que un solo dependiente debía atender a todos los interesados”.

Las unidades donde se venden piezas para vehículos automotores se encuentran abarrotadas de público, que llega a la capital procedente de las provincias donde aún no se venden estos productos.

 

 

“Al preguntar por las baterías para las bicicletas eléctricas, equipo con una alta aceptación, nos informaron que hasta el momento no se habían comercializado”, relatan los reporteros.

La modalidad de tiendas en moneda libremente convertible fue anunciada a finales de octubre, con la promesa de abrir más de 70 establecimientos en toda Cuba. Inicialmente las ventas comenzaron solo en 13 tiendas— 12 en La Habana y una en Santiago de Cuba—, y luego se han abierto unidades en Cienfuegos, Matanzas, Holguín, y Pinar del Río.

En Holguín la población recibió sin demasiado ánimo la tienda recién estrenada. Los ciudadanos se preocupaban más por productos de primera necesidad como el puré de tomate. “Hasta ahora la mayoría ha venido a mirar y algunos quieren tirar fotos, pero  esperamos que en la medida que pasen los días y la gente de los municipios se enteren, vendrá más gente a comprar”, dijo un trabajador de la tienda en esa ciudad oriental a un reportero de ADN CUBA.

En Camagüey, dos tiendas de este tipo abrirán este sábado, con un surtido de equipos aún por completar y que irá creciendo con el paso de los días, según informó a medios locales Nélida Báez, gerente regional de la Corporación Cimex.

Ubicada en la calle República, principal avenida comercial de esta urbe, la Riviera consta de dos pisos, y posee conectividad para el uso de terminales de venta, conocidos como POS. Por su parte, la Cadena Caribe inaugurará un establecimiento llamado ON en la calle Independencia, donde se venderán equipos electrónicos, electrodomésticos y accesorios para computadoras.