Régimen venderá motos eléctricas de factura nacional en tiendas en dólares
Ante la demanda existente de motos y bicicletas eléctricas, Cuba incorporará a las flamantes tiendas en dólares y otras divisas productos de factura nacional, de menor calidad que los foráneos, pero útiles cuando de acaparar ingresos y competir con el mercado informal se trata
Venderán motos y bicicletas de factura nacional en dólares

Ante la demanda existente de motos y bicicletas eléctricas, Cuba incorporará a las flamantes tiendas en dólares y otras divisas productos de factura nacional, de menor calidad que los foráneos, pero útiles cuando de acaparar ingresos y competir con el mercado informal se trata.

La incorporación de esos productos forma parte, al parecer, de una estrategia de surtir dichas tiendas también con productos nacionales de toda índole, dado el hecho de que la oferta se ha mantenido en dichas tiendas muy por debajo de la demanda real.

Respecto a los surtidos automotores, la Empresa de Servicios Automotores S.A. (Sasa) dispone de sólo cuatro tiendas para su comercialización, en los municipios de La Lisa, Cerro, Plaza y Arroyo Naranjo, en la capital. Yadira Torres Ayala, directora comercial de la entidad, adelantó que “tienen previsto ampliarse hacia otras provincias, en concordancia con las 16 agencias existentes en el país y de forma inmediata a los territorios de Villa Clara, Camagüey, Holguín y Santiago de Cuba”.

Así lo recoge una nota publicada en varios medios oficialistas, como el diario Escambray, según la cual las cadenas Cimex, Tiendas Caribe y Sasa amplían la red de comercio en moneda libremente convertible, con el objetivo de estabilizar las ofertas de productos de alta demanda.

De manera idéntica a las otras dos cadenas, Sasa no ha podido tener un abastecimiento continuo de los productos, específicamente de aquellos más demandados como las unidades de moto. Sin embargo, según Torres Ayala, “su comercialización debe restablecerse en la segunda quincena de este mes”.

Instrumentadas el año pasado, las popularmente llamadas tiendas en dólares buscan recaudar divisas sólidas con ofertas más atractivas que las de las tiendas en CUC. De igual forma, es una alternativa para frenar el mercado informal de bienes traídos del extranjero, los cuales son comprados en dólares y otras monedas en el exterior del país.

El Gobierno aspira a acaparar en estas tiendas las divisas del país y las que llegan a éste, frenando así su flujo hacia otras naciones, donde los naturales de la isla la invierten en bienes de consumo y enseres para importarlos y revenderlos.

Sin embargo, los precios de las tiendas siguen estando muy por encima del valor real de los productos, por lo que el mercado negro sigue constituyendo una opción. Asimismo, la poca oferta favorece que muchos acaparen para luego también revender, perjudicando siempre así a aquellos que deben hacer muchos malabares para poder permitirse la adquisición de cualquier electrodoméstico.

De acuerdo con los datos contenidos en la referida nota, en la actualidad funcionan 76 tiendas físicas en el país y 10 virtuales. “Se continúa la apertura de nuevos centros comerciales y la incorporación de líneas de ferretería, computación, muebles de alto estándar y equipos gastronómicos profesionales”.

Directivos de esas entidades confirmaron al oficialista Granma que, pese a la poca continuidad del abastecimiento, “se observa una mayor presencia en la red y desde el punto de vista de las contrataciones y los arribos de mercancías, el país está en mejores condiciones de responder al pedido de los clientes”.

Vivir para ver, porque muchos se quejan de la falta de productos, por no hablar de sus precios y calidad. De cualquier forma, así lleguen a ser exitosas estas tiendas y las ventas en ellas de motos eléctricas ‘made in Cuba’, lo cierto es que siguen siendo una opción vedada para la mayoría de los cubanos de a pie.