Régimen se preocupa por hambre y desigualdad en otros países mientras crea tiendas en dólares en Cuba

A pesar de la creciente desigualdad que hay en la isla, el régimen insiste en abrir tiendas en moneda libremente convertible
Régimen se preocupa por el hambre y desigualdad en otros países mientras crea tiendas en dólares en Cuba
 

Reproduce este artículo

Este 17 de julio la emisora estatal Radio Bayamo, perteneciente a la provincia de Granma, publicó un artículo en su página web donde se habla de la COVID-19, el hambre, la pobreza y la desigualdad, como una combinación mortal que enfrentan los pueblos América Latina.

"Los latinoamericanos están profundamente preocupados no sólo de contagiarse de coronavirus, sino por sus ingresos, su salud, la violencia doméstica, la falta de alimentos, la discriminación, la educación y el hacinamiento aseguran los expertos en desarrollo de las Naciones Unidas, que piden acciones urgentes para vencer la pandemia y sus consecuencias sobre la pobreza en todas sus dimensiones ahora y en el futuro".

En el texto, como es costumbre en la propaganda del régimen, se excluye a Cuba, como si en la isla no existiera cada uno de esos problemas.

La mayor de las Antillas cuenta con uno de los ingresos más bajos de la región, su sistema de salud está en decadencia desde hace años, la violencia doméstica está a la orden del día, atraviesa por una crisis alimentaria, la discriminación forma parte del Estado, la educación es puro adoctrinamiento, segada por los intereses del partido comunista y cuenta con muy poca inversión, y el hacinamiento ha llegado a tal punto, que en la mayoría de los casos tres o cuatro generaciones conviven bajo el mismo techo.

Sin que el régimen lo confirmara, a inicios de semana fue noticia la apertura en la isla de nuevas tiendas que operaran en dólares u otras divisas, algo que causó indignación generalizada en la población, pues los salarios, a pesar de ser muy bajos, son en pesos cubanos, y además en la isla no hay ni una sola entidad que oferte dólares.

A lo anterior hay que sumarle, que la otra moneda que circula en Cuba, el conocido CUC, cuesta 25 pesos cubanos, y un dólar en el mercado informal varía en estos momentos entre 1.05 y 1.15 dólar, y a finales de 2019 llegó a costar hasta 1.50. Todo esto sin hablar de los precios en las tiendas, que están por las nubes.

El día de ayer por fin la administración de Miguel Díaz-Canel se pronunció sobre las nuevas tiendas en moneda libremente convertible (MLC), algo que hizo que el malestar de la población aumentara, como se pudo constatar a través de las redes sociales, porque si algo quedó claro con todo esto, incluyendo una serie de nuevas medidas económicas, es que la desigualdad entre los que más tienen y el resto de la población va ir en aumento en lo adelante.

Lo lamentable de todo esto es que aun la prensa estatal continúe insistiendo en mirar la paja en el ojo ajeno, cuando adentro de la isla las cosas van de mal en peor.