Régimen cubano anuncia cierre de centros educativos
Sin embargo, el ministro dijo que los círculos infantiles se mantienen abiertos para asegurar que los padres puedan seguir asistiendo al trabajo
Régimen cubano anuncia cierre de centros educativos
 

El primer ministro del régimen cubano, Manuel Marrero, anunció este lunes en la Mesa Redonda, que a partir de mañana 24 de marzo se cierran todos los centros educativos del país.

"Tomamos la decisión de suspender las clases para las próximas tres semanas. La cuarta semana es la de receso escolar, por lo cual estaríamos hablando de un mes. A partir de mañana no se darán clases en nuestra escuelas y de la situación mantenerse bajo control se retomarán las clases del lunes 20 de abril", explicó Marrero.

Sin embargo, el ministro dijo que los círculos infantiles se mantienen abiertos para asegurar que los padres puedan seguir asistiendo al trabajo.

 

 

El jerarca del régimen también explicó que a partir de este momento, los cubanos y extranjeros residentes que entren a la isla serán trasladados a centros de aislamiento que ya se encuentran en todas las provincias.

"Hemos tomado campismos y centros educativos. Han sido sometidos a una inspección rigurosa por autoridades sanitarias y con todas las condiciones", agregó.

Sin dar muchos detalles, Marrero anunció que todos los cubanos quedan regulados en el país, es decir, no podrán salir, salvo en casos muy excepcionales.

También se ajustarán los viajes entre provincias, pues están transportándose 22 mil personas aproximadamente cada día.

Los turistas que se mantienen en el país, que son aproximadamente 30 mil según datos oficiales, se mantendrán aislados en cuarentena dentro de los hoteles donde se hospedan.

Al cierre del día de este domingo. 22 de marzo, se confirmaron 5 nuevos casos de COVID-19 en Cuba, para un acumulado de 40 en el país.

Hasta el 22 de marzo, se encuentran ingresados para vigilancia clínico- epidemiológica en los centros de aislamiento y atención creados con este fin, mil 36 pacientes, de ellos 531 sospechosos. Otras 37 mil 788 personas se vigilan desde la Atención Primaria de Salud en sus hogares.