Daniela Rojo de Archipiélago: seguir al “líder indiscutible” es cosa del castrismo

“Eso de seguir a un líder indiscutible es cosa del castrismo, y eso hay que extirparlo de la mente del cubano”, dijo la activista disidente Daniela Rojo
Daniela Rojo y dirigentes castristas
 

Reproduce este artículo

La activista Daniela Rojo Varona, miembro de la plataforma opositora Archipiélago, dijo que el grupo continuará trabajando por un cambio en Cuba, tras la sorpresiva salida del país de su fundador Yunior García, el principal promotor de la Marcha Cívica frenada el 15 de noviembre por la represión gubernamental.

Según Rojo, no necesitan un liderazgo único para seguir adelante. “Eso de seguir a un líder indiscutible es cosa del castrismo, y eso hay que extirparlo de la mente del cubano”, dijo a Radio Televisión Martí.

La moderadora de la plataforma cívica en redes sociales, añadió que “cada quien tiene que ejercer la libertad y su derecho, independientemente de los líderes de movimientos y partidos”.

Rojo reconoció que el grupo está “sufriendo algunas fricciones”, pero dijo que hay “gente que está firme, gente que está dispuesta, y mientras más se sumen mejor”. Entre quienes quieren continuar con la plataforma cívica Rojo se mencionó a sí misma y a Saily González Velázquez, activista de Santa Clara.

“Trato en lo personal de ver las cosas positivas, y me mantengo firme porque creo que nunca hemos tenido la oportunidad tan grande como en este momento histórico, de lograr que el pueblo cubano pierda el miedo”, añadió Daniela Rojo.

“Los principios siguen intactos, seguimos firmes en el reclamo que tenemos de ejercer nuestros derechos pacíficamente, y alentar al pueblo para que lo haga, que no continúe callado. Hay que pensar mejor las cosas, tomar mejores decisiones, analizar lo que hicimos mal y qué es lo podemos hacer mejor”, declaró a Radio Televisión Martí.

Opina que la represión del régimen castrista “es la estrategia de ellos siempre, intentar desmembrar los movimientos opositores, crear divisiones, (…) porque a lo que más le temen es que nos unamos, y que tengamos una propuesta concreta a la que la gente se una y se sume”.

Daniela Rojo añadió que “ellos son tiranos, no tienen límites, no podemos esperar ninguna benevolencia de parte de ellos. Así es como van a actuar siempre y tenemos que reconocerlos como tal”.

La moderadora de Archipiélago estuvo cinco días secuestrada en una “casa de protocolo” de la Seguridad del Estado en las afueras de La Habana, para impedir su participación en la Marcha Cívica por el Cambio del pasado 15 de noviembre, denunció en redes sociales.

Tras su liberación el 17 de noviembre, Rojo explicó que el pasado 12 de noviembre se quedó sin internet en su celular y se dirigía a casa de un amigo, cuando se le parqueó delante un auto de marca Lada, con dos oficiales de la Seguridad del Estado vestidos de civil, que la detuvieron arbitrariamente.

 

Leo Fernández Otaño deja Archipiélago

Tras la partida de García a España a mediados de la semana anterior, sin que lo supieran los demás miembros de Archipiélago, el historiador e investigar social Leonardo Manuel Fernández Otaño decidió abandonar el grupo y el equipo de coordinación de Ágora.

Fernández Otaño, una de las personas reprimidas y encarceladas el 11 de julio por manifestarse en las afueras del entonces Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), afirmó que tomaba su decisión movido por el peso de sus opciones personales y por su “vocación social a construir la Casa Cuba”, así como “en un ejercicio personal, libre de toda presión”.

“Cada ser humano es libre de elegir su camino, eso lo respeto profundamente y apoyo, pero cuando se inicia una opción debemos ser consecuentes con ello”, escribió el historiador, que fue sitiado en su domicilio por la policía política desde un día antes del 15 de noviembre para evitar su participación en la frustrada Marcha Cívica por el Cambio.