“La decisión de salir del país fue solo mía”: Yunior se disculpa en España

“No soy una máquina, lo siento, soy una persona”, dijo Yunior García, fundador del grupo opositor Archipiélago, a su llegada a España
Yunior García, dramaturgo y opositor. Foto: Cubanet
 

Reproduce este artículo

Yunior García Aguilera, fundador del grupo opositor Archipiélago y principal promotor de una marcha para el 15 de noviembre ilegalizada por el régimen comunista, confirmó que fue suya la decisión de salir de la isla hacia España.

“No soy una máquina, lo siento, soy una persona”, dijo García en una directa por YouTube con el cineasta Ian Padrón, tras arribar a Madrid este 17 de noviembre con su esposa Dayana Prieto.

El activista añadió: “no digo que no haya cometido errores, o que no haya decisiones apresuradas y desesperadas, pero bueno… lo siento, fueron las decisiones que tuve que tomar en un momento de mi vida donde estaba sintiendo cosas que no había sentido antes”.

“La decisión de salir del país fue solamente mía”, aclaró, y no la conversó con miembros de Archipiélago. Fue tomada el 14 de noviembre, cuando alrededor de su vivienda en la barriada de La Coronela (La Habana), se desplegó un fuerte operativo policial y se le organizó un “acto de repudio”.

“Desde que amanecimos –nos despertamos como a las 5 am– vimos, sufrimos y experimentamos todo lo que sucedió desde esa hora hasta la madrugada… quizás no estaba preparado para eso, no por mí (…), en este caso estaba mi familia presente, era mi casa, estaba Dayana y mi suegra, (…) no solo es tu dignidad, tu firmeza, es tu sentido de la responsabilidad”, lamentó en la directa.

Ese día, según palabras de Yunior García, se “quebró”. Añadió que “todas las horas sin dormir, todo el acoso, toda la falta de comunicación, las amenazas… obviamente van haciendo mella, y por muy fuerte que uno pueda parecer, tienes momentos muy duros.

“Cuando uno experimenta cosas tan fuertes, que crees que en serio en cualquier momento pueden caerle a pedradas a tu casa o arrastrarte a ti y tu familia escaleras abajo (…) cuando experimentas cosas que solo puedo comparar con el fascismo, empieza a nacer dentro de ti una rabia que es difícil de controlar, porque es humana”.

Continuó explicándose: “los últimos días han sido más difíciles de lo que podía prever, y obviamente cuando se está en una situación de tanta tensión, durante tanto tiempo, sin comunicación, sin poder saber qué está pasando con los demás, sin poder moverte entras en un estado en el que empiezas a preocuparte (…) no por tu vida, sino por cómo enfrentar esa vida con la misma dignidad, con la misma lucidez, y es una batalla perenne por no perder la lucidez”.

El opositor aseguró que su exilio no significa “que vaya a renunciar a mis ideas, mis principios, mis objetivos”.

La repentina partida de Yunior García causó polémica entre sus seguidores, activistas y cubanos en general. “He leído cosas que me duelen, pero también otras que me levantan”, aseguró en la entrevista con Padrón.

Según García, intenta “entender a aquellos que juzgan, que cuestionan, que se sienten decepcionados”.

Cuando llegó a Europa, se comunicó con los principales activistas de Archipiélago y tuvo, según dijo, “un diálogo duro, difícil (…) porque obviamente al no poder comunicarnos había demasiadas preguntas, demasiadas dudas y también inconformidades. Entiendo que esta decisión nuestra es difícil”.

Sobre las circunstancias de su salida de Cuba, explicó que había acudido hace días a la embajada española en La Habana para solicitar visa, “pensando en que me detuvieran”.

La “estrategia” de Yunior García al obtener una visa era que, “una vez que estuviera detenido tener una posibilidad” de negociación de exilio. Pensó que las autoridades lo arrestarían el 14 de noviembre para que no cumpliera su promesa de adelantarse al 15N y marchar en solitario, pero solo lo sitiaron y le hicieron un acto de repudio.

Según dijo, cuando no lo detuvieron el pasado domingo, temió que le harían una “muerte en vida” y que “lo iban a silenciar”.

“Traté de ser objetivo en medio de esas circunstancias (…) pensé que si había pasado el día con 200 personas alrededor de mi casa y no me habían detenido, pensé que el plan de ellos no era detenerme”, dijo.

“La única manera que yo tenía de evitar que me silenciaran era escapando de ellos. (…) Lo que ha ganado es el terror que han generado ellos, pero tendrían que preguntarse cuánto tiempo durará el terror”, sentenció García Aguilera.

El activista opositor continúa en España y el jueves 18 de noviembre hará “declaraciones importantes”, según dijo, en el Centro Cultural Galileo de Madrid.  

Cree que no su salida de Cuba ganó la “posibilidad de dar testimonio a nivel mundial, hablar con todo el que se pueda hablar” para denunciar la situación en la isla.

“Después de esto que ha ocurrido, sobre todo en las últimas jornadas, no creo que a nadie sensato, lúcido u honesto le quede la menor duda de que en Cuba hay una dictadura tiránica”, dijo Yunior García.

 

Foto de portada: Fernando Donate/ CubaNet