Daniela Rojo estuvo 5 días secuestrada en una 'casa de protocolo' del régimen

Durante esos días no se le permitió comunicarse con su familia. A su madre le notificaron que estaba "retenida"
Durante esos días no se le permitió comunicarse con su familia. A su madre le notificaron que estaba "retenida"
 

Reproduce este artículo

La moderadora de la plataforma Archipiélago, Daniela Rojo, estuvo cinco días secuestrada en una 'casa de protocolo' de la Seguridad del Estado en las afueras de La Habana, para impedir su participación en la Marcha Cívica por el Cambio del pasado 15 de noviembre, denunció en redes sociales.

Tras su liberación este 17 de noviembre, Rojo explicó que el pasado 12 de noviembre se quedó sin internet en su celular y se dirigía a casa de un amigo, cuando se le parqueó delante un auto marca Lada, con dos oficiales de la Seguridad del Estado vestidos de civil.

Uno de los agentes era 'Denis', quien desde hace meses acosa a Daniela; y el otro, que iba manejando, no lo conocía.

"Sale uno de los dos oficiales y me hace señal de que monte, yo me monto en silencio y asumo, que me llevarían a una de sus "entrevistas" en la unidad de policía. Al más puro estilo de una película de mafiosos, un secuestro con todas las de la ley, me llevan a un lugar a la salida de La Habana, una casa de las que acostumbran llamar De protocolo, y me retienen allí durante 5 días", agregó Rojo.

Durante esos días no se le permitió comunicarse con su familia. A su madre le notificaron que estaba "retenida".

"Muchas veces cuestioné por qué yo estaba allí, por qué no estaba en una unidad de policía y si los demás miembros de Archipiélago también estaban retenidos, a lo que Denis contestaba que ese no era mi problema", añadió.

Los agentes de la Seguridad del Estado le 'recomendaron' irse del país.

"No podía ni pararme en el portal, tenía un oficial velándome todo el tiempo", señaló Rojo.

Este 17 de noviembre miembros del grupo opositor Archipiélago entregaron un recurso de habeas corpus a favor de la activista Daniela Rojo.

Tras las protestas populares del 11 de julio de 2021 la activista Daniela Rojo estuvo detenida durante tres semanas.

Fue arrestada el 11 de julio de 2021 en el municipio Regla, La Habana, y trasladada a varios centros penitenciarios como el Vivac y la prisión del Guatao.